El presidente de Caixabank, Jordi Gual. EFE/Andreu Dalmau
stop

El banco cubrirá las plazas disponibles en su ERE ajustando los cupos provinciales con los adscritos de mayor edad, que comportan menor coste

Madrid, 13 de junio de 2019 (18:01 CET)

Los sindicatos y Caixabank se han vuelto a reunir este jueves para determinar qué hacer con las 133 plazas que no se cubren con el ERE voluntario por los cupos provinciales y el límite de 100 personas a los empleados de la categoría B, los que más caro le sale a la empresa. Fuentes sindicales aseguran que la intención de la entidad es la de llegar a las 2.023 salidas que se pactaron en el ERE. ¿La fórmula? un ajuste de estos cupos provinciales siempre que no incluyan la movilidad forzosa, tal como adelantó este miércoles Economia Digital.

"Los cupos provinciales aún no están acabados de definir porque en algunos lugares hay exceso de solicitudes, mientras que hay provincias que no han llegado a ese tope", explican fuentes sindicales. Un ejemplo de esto es Madrid, donde la suma de los trabajadores de categorías A, B y C y supera el cupo provincial, pero el límite al grupo B, hace que los candidatos efectivos sean menores que las plazas abiertas.

Los sindicatos aseguran que la empresa no va a abrir la limitación al colectivo B, en el que se apuntaron unas 400 personas para 100 plazas, ya que se trataría de una fórmula más costosa para la empresa al englobar a los que tienen 52 o 53 años. A este grupo se le abonará el 57% del salario regulador durante ocho anualidades y se les pagará el convenio especial de la Seguridad Social hasta los 63 años, al tiempo que recibirán una prima de 38.000 euros.

Los sindicatos calculan que con la indemnización del 57% del salario regulador un trabajador se iría al final con entre el 70 y el 80% de su sueldo neto, gracias a que se benefician de "altas exenciones fiscales".

El resto de colectivos (el A y el C), no cuentan con limitación. El primero agrupa a los trabajadores de 54 o más años, que salen con unas condiciones muy similares a las del grupo B y el colectivo C son los menores de 52 años. En este caso recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado con un mínimo de 36 meses y un máximo de 42, así como un prima de entre 13.000 y 23.000 euros. 

Los sindicatos piensan que la empresa llegará a cubrir el ERE completamente.  "Creemos que saldrán los 2023 trabajadores en el Expediente de Regulación de Empleo. Las 133 personas que faltan es una cifra excesivamente elevada como para que no se pueda hacer", explican fuentes sindicales.

Sindicatos y empresa se reunirán de nuevo el miércoles 19. 

Hemeroteca

Caixabank
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad