Catalunya Banc, un banco que nacerá con pocos banqueros

stop

TRAS SU 'NACIONALIZACIÓN'

Todó,  presidente ejecutivo de Catalunya Banc

02 de octubre de 2011 (12:51 CET)

Sólo falta la confirmación oficial, pero sus nombres ya son pasto de cenáculos y círculos financieros catalanes. Y es precisamente ésta, la catalana, la clave de bóveda que sujetará el nuevo consejo de Catalunya Caixa tras la toma de casi el 90% del capital por el Banco de España.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) desembolsó 1.718 millones para que la otrora caja de ahorros cumpla con las nuevas exigencias de capital principal. Tras el desembarco del regulador, Catalunya Caixa presume de un ratio de solvencia del 10,8%, prácticamente un punto más de lo exigido (10%).

Los cinco nuevos nombres que tomarán asiento en Catalunya Caixa son empresarios y académicos arraigados al territorio y con amplio prestigio. Pero a pesar de que la caja se ha ‘bancarizado’ (todo su negocio financiero se ha traspasado a Catalunya Banc), entre los nuevos consejeros independientes no se cuenta ningún banquero. Gracias a esta maniobra se concilian dos deseos.

Por un lado, el de preservar la catalanidad de la caja, como quiere Artur Mas y su consejero de Economía, Andreu Mas-Colell; y por el otro, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo), se garantiza el control de facto de Catalunya Caixa con sus tres representantes directos en el órgano de gobierno.

La composición

El nuevo consejo de Catalunya Banc estará formado por 15 miembros (el máximo previsto por el Real Decreto de reordenación del sistema bancario) de los que cinco son independientes. Serán la presidenta de Sellbytel España, Helena Guardans; el cazatalentos Luis Conde; el propietario de Irestal, Joaquim Boixareu; el catedrático de la UPF, José García Montalvo; y el economista de moda, Edward Hugh.

Mafo designará tres representantes mientras que otros cinco provendrán del antiguo consejo de Catalunya Caixa. Los últimos dos miembros serán Adolf Todó, que asciende a presidente ejecutivo, y su mano derecha, Jaume Massana al que se le recompensa con la dirección general.

‘In extremis’

El ascenso de Todó y Massana, sin embargo, supone un giro para los planes iniciales del Banco de España. Mafo quería el control total y sin velos de Catalunya Banc imponiendo al presidente y al consejero delegado. Sin embargo, las negociaciones que la Generalitat ha mantenido con el regulador para evitar el desembarco masivo del Banco de España en Catalunya Caixa y Unnim han dado sus frutos.

Todó y Massana reciben un espaldarazo a pesar de que no han podido reconducir la delicada situación en la que Narcís Serra y Josep Maria Loza dejaron la caja de ahorros. Está previsto que el nuevo consejo se constituya formalmente en los próximos días.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad