stop

Los escándalos del ex jefe de gobierno de Hong Kong salpican al presidente de Bank of East Asia (BEA), David Li, que lidera el banco con el apoyo de La Caixa

Barcelona, 22 de marzo de 2017 (05:00 CET)

Al grupo La Caixa se le avecinan problemas a 10.000 kilómetros de su cuartel general. A través de Criteria, es el principal accionista del hongkonés Bank of East Asia (BEA), con el 17,3% de las acciones, y junto con el banco japonés Sumitomo, forman el núcleo duro de la entidad y dan apoyo a la familia Li, que tiene el control. Pero ahora los Li están en cuestión porque se han visto salpicados por los escándalos de corrupción del ex jefe de gobierno de Hong Kong.

Donald Tsang, que fue jefe del ejecutivo de Hong Kong entre 2005 y 2012 y ministro de Finanzas en los 90, fue condenado en febrero a veinte meses de cárcel por mala conducta en un caso de corrupción. Se trata de un caso de conflicto de intereses por la aprobación de licencias a cambio de favores. Tsang ocultó su relación con la empresa adjudicataria.

Esta condena, que el expolítico ha recurrido, puede ser solo la punta del iceberg para Tsang. Previsiblemente en septiembre volverá a ser juzgado por otro caso de corrupción. En concreto, por aceptar sobornos. Presuntamente, el exlíder hongkonés habría adjudicado licencias a cambio de dinero.

El presidente del BEA habría pagado a cambio de una licencia para una radio de la que es accionista

Donad Tsang se juega una condena de hasta siete años de cárcel en este segundo caso, que llegará a los juzgados en medio año. Quien también se juega mucho es David Li, presidente del BEA. Li es uno de los empresarios que presuntamente habría hecho pagos al político para conseguir contratos de la administración.

Según el fiscal David Perry, que llevó la acusación contra Tsang, Li pagó 350.000 dólares hongkoneses, unos 41.000 euros, a la mujer del ex primer ministro para conseguir una licencia de emisión de radio para Wave Media, empresa participada por la familia Li, en 2010.

Como recoge la prensa de Hong Kong, el fiscal asegura que Tsang y Li se reunieron en la ciudad china de Shenzhen cuatro horas antes de que el gobierno anunciara la adjudicación de licencias de radio. Luego viajaron juntos de vuelta a Hong Kong. En julio, Li, accionista de Wave Media, pagó los 350.000 dólares hongkoneses a la mujer de Tsang.

David Li, presidente del BEA, en una situación incómoda

Por el momento, David Li no ha sido procesado ni llamado a declarar por este caso, que todavía no se ha juzgado. Pero las acusaciones del fiscal son contundentes y, pese a que no hacen referencia a la actividad de Li al frente del BEA, sí que le sitúan en una situación muy incómoda. Sobre todo teniendo en cuenta que la familia Li, que controla más del 5% del banco, ya despertaba recelos en parte del accionariado.

Pese a estas rebeliones, David Li ha vivido tranquilo hasta ahora gracias al núcleo duro que forman Criteria –que compró las acciones a Caixabank en 2016– y Sumitomo, con el 17,2% de las acciones cada uno. Ambos bancos, que tienen un acuerdo parasocial, han apoyado sin fisuras la gestión de los Li. ¿Seguirán haciéndolo ahora o si, cuando se celebre el juicio, Li es encausado? ¿Se replantearán su futuro en el BEA?

Criteria se desmarca del escándalo de corrupción del ex jefe de gobierno de Hong Kong

Economía Digital ha trasladado estas preguntas a la Fundación Bancaria La Caixa, accionista único de Criteria. La respuesta ha sido tajante, desmarcándose de estos casos, y desmarcando de ellos también a David Li. Tras recalcar que la condena a Tsang está recurrida y que el caso no está cerrado, subrayaron que “no hay ninguna implicación institucional del BEA, como banco, en nada”.

Las fuentes de Criteria explicaron que el BEA ya se ha desmarcado públicamente del caso y defendió al presidente del banco: “Li no ha sido llamado a declarar en ningún momento del proceso. Nunca”. Si lo es en un futuro, ¿La Caixa actuará? No se entendería que una institución tan pulcra como la que preside Isidro Fainé no lo hiciera. Pero sobre hipótesis no se mojan, y de momento Li no ha pisado los juzgados.

Bank of East Asia es la principal participación financiera extranjera del grupo Caixa. Los discretos resultados del banco en los últimos años –en 2016 ganó 433 millones de euros, un 32,6% menos que en 2015– y un comportamiento en bolsa peor que el de la competencia llevó a algunos pequeños accionistas, liderados por el fondo Elliott Partners, a pedir la venta del banco, algo que no se ha producido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad