De Guindos asegura que la amenaza para la economía española es Europa

stop

El ministro de Economía saca pecho de que España ha crecido este año a pesar de la desaceleración europea

David Placer

El ministro de Economía, Luis de Guindos, conversa con su homólogo suizo, Anders Borg, antes de la reunión del Ecofin | EFE
El ministro de Economía, Luis de Guindos, conversa con su homólogo suizo, Anders Borg, antes de la reunión del Ecofin | EFE

05 de septiembre de 2014 (15:14 CET)

La economía española se está comportando mucho mejor que la europea y ahora es el mercado común el que se alza como una amenaza para el crecimiento nacional. El ministro de Economía, que aspira a presidir el Eurogrupo con el apoyo de la canciller alemana Ángela Merkel, ve en el estancamiento de la economía europea la principal traba para España.

“En este semestre en el que ya hubo desaceleración económica hemos sido capaces de crecer de forma acelerada a pesar de la desaceleración de la zona euro. Lo que ocurre en Europa nos afecta. En estos momentos los riesgos para la economía española no son domésticos, sino que vienen de fuera, pero estamos mucho mejor preparados", señaló Guindos este viernes tres el Consejo de Ministros en el que se aprobaron nuevas medidas para promover que las empresas en concurso puedan ser vendidas en su totalidad y no desguazadas en partes, como sucede normalmente hasta ahora.

Más controles con la formación


El Gobierno también ha anunciado un cambio profundo cambio en el sistema de formación de trabajadores y una nueva dotación económica que asciende a los 1.200 millones de euros. “Hasta ahora sólo el 17% de los trabajadores que recibían formación. Es evidente que teníamos que cambiar el sistema de forma integral y ahora se concederán las ayudas condicionadas a unos resultados”, explicó la ministra de Empleo Fátima Báñez sin detallar de qué manera se contabilizarán los resultados de los cursos de formación.

La ministra aseguró que el ministerio trabaja en un nuevo plan para fiscalizar a las empresas que reciben ayudas para la formación de trabajadores y parados y anunció un endurecimiento de las sanciones. El propósito es evitar fraudes millonarios como los cursos de formación en Andalucía y Madrid que ha salpicado a empresas, sindicatos y patronales.

“Si se comprueba que una empresa comete irregularidades, no podrá volver a trabajar con el gobierno en los próximos cinco años”, explicó Báñez.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad