Deutsche Bank rechaza pedir ayuda (y recupera oxígeno)

stop

Su presidente John Cryan descartó pedir ayuda al gobierno alemán, y sus palabras repercuten favorablemente en los mercados

Un transeunte ante el logo del Deutsche Bank, en una imagen de archivo. / Reuters

Barcelona, 28 de septiembre de 2016 (13:13 CET)

El presidente del Deutsche Bank, John Cryan, negó que vayan a pedir auxilio financiero al gobierno alemán, y dijo que la entidad no se plantea emprender una ampliación de capital para afrontar sus problemas financieros.

El lunes las acciones del principal banco alemán cayeron un 7% y se cotizaron al precio más bajo de su historia, tras conocerse que el gobierno de Estados Unidos  le quiere multar por 14.000 millones de dólares por el rol del banco en la crisis de las hipotecas basuras en ese país.

Cryan, en una entrevista al diario alemán Bild, trató de quitar hierro a las turbulencia del banco: "la situación es mejor de cómo se percibe desde fuera", dijo, y afirmó que "desde el principio ha estado claro que no pagaremos esa suma". Para dar tranquilidad a los mercados, aseguró que los riesgos contables del banco son menores que en el pasado, y dijo que la situación de liquidez "es cómoda". Además, recordó que las reservas de capital son mejores que hace dos años.

Las palabras de Cryan tuvieron una buena repercusión en los mercados, y los valores del banco se recuperaban más de un tres por ciento.

El gobierno de Angela Merkel está haciendo todo lo posible para que los problemas del Deutsche Bank no salpiquen su administración. Si ya ha tenido dos varapalos electorales las elecciones regionales, tender una mano financiera al banco alemán sería un suicidio político. Además, entraría en conflicto con su postura, defendida también por su ministro de Finanzas Wolfgang Schaeuble, de negar a los bancos un rescate financiero cuando entren en problemas.

Sin embargo, los pasillos de la cancillería alemana no descartan que Merkel mueva sus influencias en la negociación del Departamento de Justicia de Estados Unidos con el problema de las multas.

Deutsche vende una aseguradora por 1.000 millones

Una de las pocas buenas noticias que pudo presentar el Deutsche Bank es la venta de la aseguradora británica Abbey Life por 1.085 millones de euros, que fue comprada por Phoenix Life Holdings.

La operación todavía tiene que recibir la luz verde de las autoridades regulatorias, y Cryan espera que tenga un impacto positivo en el capital de la entidad. Para su presidente, esta venta se enmarca en una estrategia para presentar un banco "mejor y más simple".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad