Deutsche Bank: retirada de fondos y turbulencias en la bolsa

stop

La fuga de 600.000 millones de euros sacude al banco alemán, que vive una jornada de volatilidad extrema en los mercados 

Imagen de la sede de Deutsche Bank en Alemania

Barcelona, 30 de septiembre de 2016 (13:01 CET)

La crisis de Deutsche Bank continúa. La entidad bancaria más grande de Alemania se ha desplomado esta mañana un 8% en bolsa ante la retirada de fondos iniciada por varios "hedge funds". Aunque se ha conseguido recuperar a lo largo del día en una jornada llena de turbulencias: a las 16.40 las acciones de la entidad subían un punto en el parqué de Francfort.  

La volatilidad extrema se ha reafirmado con la apertura de Wall Street, donde los títulos del Deutsche se disparaban a media mañana en torno a un 7%. 

A primera hora de este viernes Bloomberg informaba de una retirada de hasta 600.000 millones de euros. AQR Capital Management LLC, Capula Investment Management LLP y Magnetar Capital LLC están entre los fondos que han huído del banco germano por las dudas sobre su viabilidad.

Situación de fragilidad

Cabe recordar que el gigante financiero ha perdido este año más de la mitad de su valor bursátil, por lo que la decisión de los "hedge funds" agrava la ya frágil situación de la entidad. La pendiente descendente por la que se desliza Deutsche Bank se inició cuando las autoridades estadounidenses impusieron al banco 14.000 millones de dólares y se agravó con la negativa a un rescate público verbalizada por Angela Merkel

El consejero delegado del banco, John Cryan, quita hierro a la retirada de fondos mediante una misiva a la plantilla. En ella, el máximo responsable de la entidad destaca que la fuga de capitales no es relevante debido al amplio número de clientes del grupo.
 

Commerzbank despedirá al 20% de su plantilla 

En el panorama bancario alemán, a las turbulencias de Deutsche Bank se suman los recortes en la plantilla del Commerzbank, el segundo banco del país: despedirá a 9.600 empleados, el 20% de su personal.

Martin Zielke, presidente de la entidad, reconoció que el "Commerzbank es estable, pero no es rentable". La idea del plan de reestructuración, que costará 1.100 millones de euros, plantea que además del despido de estos trabajadores se puedan crear 2.300 puestos en áreas de crecimiento.

Este banco cuenta con un 15% de participación estatal, pero el Gobierno alemán se negó a comentar estas medidas de ajuste. Para el 2020, Commerzbank quiere incrementar su rentabilidad y digitalizar el 80% de sus principales procesos. En su estrategia, aspira a concentrarse en dos segmentos: uno que agrupe a la banca privada y las empresa pequeñas, y otro en que se encuentren las firmas medianas y grandes, y la banca de inversión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad