El 40% de los trabajadores contratados son despedidos antes de un mes

stop

PRECARIEDAD LABORAL

Mariano Rajoy, en un mitin junto al candidato andaluz del PP, Juan Manuel Moreno

desde Madrid, 16 de marzo de 2015 (22:49 CET)

Los contratos por horas, días o, como máximo, un mes de duración, se han convertido en el principal apoyo del Gobierno presidido por Mariano Rajoy para proclamar a los cuatro vientos la mejora del empleo que se está produciendo en España, con esos dos millones más de contratos firmados en 2014 respecto a un año antes.

Ya se firman los mismos contratos que antes de la crisis, pero con grandes diferencias. Son de una duración mucho menor y, de manera creciente, a tiempo parcial. Dos aspectos que han permitido augurar al propio Rajoy que, si el PP vuelve a gobernar en España la próxima legislatura, serían 500.000 los puestos de trabajo anuales que se crearían.

Tras el despido, al paro y a esperar otro contrato

A la vista de la contratación que se está realizando, pueden ser medio millón o muchos más, ya que casi el 40% de los trabajadores que firman nuevos contratos son despedidos antes de un mes. Al cabo de ese tiempo, unos vuelven al paro o, como suele ocurrir en muchos casos, vuelven a firmar un nuevo contrato poco después. En la misma empresa o en otra.

Es el caso de María V., una auxiliar de Enfermería de Madrid. En los últimos tres meses ha firmado cuatro contratos. Los tres primeros de uno, cinco y quince días de duración. "En el que estoy ahora llevo ya tres semanas y estoy que no me lo creo", apunta con ironía.

Primer y último día de trabajo

Recuerda cómo "me llamaron un miércoles para cubrir una baja. El jueves firmé el contrato en la residencia de Mayores de Vallecas de la Comunidad de Madrid, y el viernes fui a trabajar. Fue mi primer y último día de trabajo. Antes de acabar la jornada me comunicaron que la compañera que estaba de baja ya había recibido el alta, y que yo estaba despedida", explica la asistente sanitaria la situación laboral vivida, repetida semanas después en otra residencia de Madrid. En esta ocasión, en lugar de un día trabajó cinco.

La experiencia de María V. es extrapolable a casi el 40% de los 16,7 millones de contratos laborales firmados en 2014. Más de 6,3 millones de acuerdos cuya duración fue inferior a un mes. Algo más de 4 millones duraron menos de una semana, 800.000 se prolongaron hasta un máximo de dos semanas y 1,5 millones lo hicieron por un periodo máximo de un mes.

Mismos contratos que en 2008

Lo que el Gobierno ha conseguido con estas contrataciones de tan corta duración es equiparar el número de contratos que se registraban antes de la crisis. Los 16,7 millones firmados en 2014 son prácticamente los mismos que los contabilizados en 2008. Con una gran diferencia.

Entonces, antes de la reforma laboral de 2012, se rubricaron 1,34 millones menos de contratos con un máximo de un mes de duración. El incremento registrado se debe, casi en su totalidad, a esos acuerdos laborales inferiores a una semana. De 2,7 millones en 2008 a 4 millones en 2014.

La tendencia se mantiene en 2015

Al final, los números siguen sin salir. Con la misma población activa, algo más de 23 millones de personas, en 2008 trabajaban 20 millones y, seis años después, lo hacen 2,3 millones menos.

En los dos primeros meses de 2015, la tendencia se mantiene. Se han firmado 2,6 millones de contratos nuevos. Casi 950.000 ya fueron rescindidos y la mayoría, casi 610.000, antes de una semana.

Temporalidad a tiempo parcial

Al menos María V. está teniendo la suerte de que esos contratos que firma los trabaja a tiempo completo. No suele ser lo habitual en contrataciones por un tiempo tan limitado. El 40% de los contratos de menos de una semana de duración (1,6 millones) se realizan con una jornada a tiempo parcial.

Entre 2008 y 2014 los contratos temporales predominantes (por obra o servicio y  eventual por circunstancias de la producción) se han incrementado ligeramente por encima del 5%. Lo que sí ha cambiado es el tiempo de trabajo.

Entonces, el 75% de los trabajadores a alguna de esas dos tipologías contractuales lo hacía a jornada completa, diez puntos más que ahora, con lo que ese supone de mejora en los emolumentos que se perciben. La hora a tiempo completo se cobra a unos 16 euros, mientras que la misma hora, pero a tiempo parcial, solo llega a 10 euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad