El ‘banco malo’, sin correo, teléfono ni personal

stop

La indefinición comercial de la SAREB y los sueldos dificultan a SpencerStuart la selección de profesionales

La presidenta de la SAREB, Belén Romana | EFE

15 de enero de 2013 (20:06 CET)

Hoy por hoy nadie sabe cómo contactar con la principal inmobiliaria española. Tampoco cómo adquirir alguno de los inmuebles de su nutrida cartera de activos. Los compradores que tengan el mínimo interés por las decenas de miles de referencias que comercializa toparán con dificultades llamativas.

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB), el banco malo, carece aún de herramientas esenciales como líneas de teléfono, de fax, correos electrónicos, conexión a Internet y hasta del personal mínimo para funcionar. No hay ningún canal de venta establecido, ni físico ni on line.

Oficinas

La empresa que está llamada a dinamizar el maltrecho sector inmobiliario español sólo dispone de un domicilio social y de algunas sillas. La sede está en la Avenida de la Castellana, frente al estadio del Real Madrid. Concretamente, en la sexta planta del número 89. Se trata de una superficie de poco más de 500 metros cuadrados alquilados a Ahorro Corporación a 10 euros por metro cuadrado y mes.

El trato ha llamado la atención del sector inmobiliario madrileño, que asegura que la SAREB dispone en su catálogo de algunos edificios que podrían albergar la sede. Por ahora, sólo hay tres empleados. El Ministerio de Economía, del que pende el banco malo, asegura que la situación es transitoria porque se están habilitando las instalaciones.

Empleados

Mientras duran las obras, en esas oficinas –aún diáfanas— trabajan la presidenta de la empresa semipública, Belén Romana, el director general, Walter de Luna, y un asesor. Los tres esperan hasta un centenar de nuevos compañeros, que tardarán más de lo previsto en llegar.

La consultora encargada de la selección del personal, SpencerStuart, ha tropezado con los bajos salarios y la indefinición del proyecto. La SAREB aplica la misma norma retributiva que los bancos nacionazalizados que cedieron los inmuebles. El sueldo más elevado es el de Romana, de 300.000 euros al año.

Sin talento

Los salarios ofrecidos, por debajo del de Romana, han sido rechazados por los profesionales que acuden a las entrevistas. Algunos ni siquiera atienden las llamadas de SpencerStuart debido a la falta de concreción del proyecto. La consultora norteamericana se encarga de captar al equipo que constituiría una suerte de departamento de ventas, pero los encargados de la selección no tienen detalles con los que definir las responsabilidades ni la estrategia del proyecto.

El futuro equipo de profesionales de la SAREB trabajará con un fondo de activos valorado en 40.000 millones. Los inmuebles y parcelas heredadas proceden esencialmente de los bancos nacionalizados: Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia Banco y Banco de Valencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad