El coste de trabajar en un puesto por debajo de tu cualificación

stop

Supuso en 2008 un 0,5% del PIB catalán

01 de julio de 2009 (17:52 CET)

La subocupación es la principal causa de la pérdida de talento en Catalunya, un problema que afecta principalmente a las mujeres y que supuso en 2008 un coste del 0,5% del PIB catalán. Ésta es una de las conclusiones que se extraen del estudio “Indicadors de la pèrdua de talent femení a Catalunya” que  se presentó este miércoles 1 de julio en la Llotja de Mar de la Cambra de Comerç de Barcelona.

La pérdida de talento tiene lugar cuando los hombres y mujeres que poseen estudios superiores –universitarios o ciclos formativos de grado superior- quedan inactivos, parados o subocupados, es decir, empleados en un puesto de trabajo por debajo de su cualificación.

En el primer trimestre de 2009, la subocupación afectaba al 31,4% de las mujeres en Catalunya y al 21,6% de los hombres con estudios superiores. Además, un 9,3% de las mujeres universitarias estaban inactivas y un 7,15 se encontraban en el paro, unos datos preocupantes por el grave desaprovechamiento de recursos, tiempo y dinero que la sociedad deja de rentabilizar.

“No nos podemos permitir un coste económico tan elevado si queremos ser competitivos”, señaló a este respecto Miquel Valls, presidente de la Cambra de Comerç, que presentó el estudio junto a Joan Ramon Rovira, jefe del Gabinete de Estudios Económicos de la Cambra.

Y es que la pérdida de talento en las mujeres, pese a haber ido disminuyendo progresivamente –ha pasado del 38% de 1996 al 31,4% de la actualidad-, continúa siendo un lastre en la estructura de la fuerza laboral femenina, que sigue arrastrando algunos vicios estructurales que no terminan de vencerse. Así, ciertas características personales, familiares y laborales potencian la posibilidad de que una mujer se convierta en subocupada. Éstos son principalmente vivir en pareja, tener un hijo menor de cinco años y tener un contrato a tiempo parcial.

Acceso al mercado laboral

Esta situación pone de manifiesto los problemas de acceso de la mujer al mercado laboral pese a su formación y que han acabado por establecer una brecha salarial respecto de sus compañeros hombres. Los últimos datos disponibles, de 2006, señalan que el salario medio anual de las mujeres es un 32% inferior al de los hombres, una diferencia que se amplía aún más en el caso de los directivos y se estrecha entre los técnicos, científicos y profesionales de apoyo.

Ante esta fotografía, la Cambra de Comerç de Barcelona alerta del peligro que supone que las mujeres con estudios superiores no se acaben por integrar de manera efectiva y acorde con su formación al mercado laboral, dado que se pierde una ocasión única para aumentar la riqueza y la productividad del país. Para acabar con ello, la Cambra reclama a todos los agentes socioeconómicos implicados “asumir y aprovechar los costes y las ventajas de una política efectiva de conciliación de la vida personal, familiar y laboral”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad