Las ministras Yolanda Díaz (Trabajo), María Jesús Montero (Hacienda) e Irene Montero (Igualdad) en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros del 18 de febrero de 2020. Foto: EFE/JCH

El Gobierno rebaja el beneficio de la tasa Google nada más aprobarla

stop

El Ejecutivo de Pedro Sánchez infló en 232 millones de euros la previsión de recaudación del impuesto a las grandes tecnológicas

Alessandro Solís

Economía Digital

Las ministras Yolanda Díaz (Trabajo), María Jesús Montero (Hacienda) e Irene Montero (Igualdad) en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros del 18 de febrero de 2020. Foto: EFE/JCH

Barcelona, 18 de febrero de 2020 (18:35 CET)

De una semana a otra, el Gobierno de Pedro Sánchez ha rebajado en 232 millones de euros la previsión de recaudación de la llamada tasa Google. El Ejecutivo no se ha sincerado sino hasta después de haber aprobado el impuesto a las grandes tecnológicas en el consejo de ministros de este martes. En lugar de los 1.200 millones que preveía ingresar por este concepto, ahora ha dicho que en realidad se trata de 968 millones; un 19% menos.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha explicado que la menor previsión de recaudación responde a la ralentización económica y al impacto de medidas similares en otros países, pero ha insistido en que España debe "modernizar y adaptar el sistema tributario español, ancalado en el siglo XX, a las nuevas realidades económicas del siglo XXI". También ha avanzado que solo este año se liquidará anualmente.

Lo cierto es que el Gobierno se ha empecinado en situar el devengo de la tasa Google en un nivel más alto del real. La cifra de los 1.200 millones de euros fue repetida una y otra vez durante 2019 para defender el proyecto. Pero la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) viene diciendo desde 2018 que jamás podrá recaudarse tanto. De hecho, la nueva previsión del Gobierno se corresponde con el techo que vaticinó la Airef.

El Ejecutivo también ha aprobado la tasa Tobin, un nuevo impuesto a las transacciones financieras. Los 850 millones de euros que preveía ingresar por este concepto no han cambiado tras su aprobación; es la misma cantidad que el Gobierno trasladó a Bruselas en su fallido proyecto presupuestario de 2019. Es un tipo indirecto que gravará la compra de acciones de empresas con una capitalización de más de 1.000 millones de euros, explicó Montero.

Las tasas Google y Tobin han iniciado así su senda parlamentaria y tardarán unos meses más en entrar en vigor.

Críticas a los nuevos impuestos

Tras la aprobación de las nuevas tasas han llegado las nuevas críticas. La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) ha advertido de las "duras consecuencias" para la economía española que se derivarán de la aplicación unilateral del gravámen a las grandes tecnológicas. Adigital cree que la tasa Google derivará en "una fuerte pérdida de competitividad" en las empresas españolas.

Por su parte, los brokers o intermediarios financieros ya han avisado que la tasa Tobin afectará negativamente la contratación de la Bolsa española. "Tendrá un impacto negativo en los volúmenes de contratación, ya de por sí deprimidos", ha afirmado la directora de análisis y estrategia de Renta 4, Natalia Aguirre, remitiéndose a las caídas de volumen de entre el 15% y el 20% en los valores afectados cuando se impuso una tasa similar en Francia.

Armando Platero, del bróker Degiro en España, ha añadido que, "en un mercado donde a día de hoy se puede tener acceso a multitud de empresas a nivel mundial sin coste adicional, es razonable pensar que la gente prefiera invertir en otros mercados donde no esté sujeto a este impuesto".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad