El ICF pacta con 11 entidades inyectar 2.000 millones de euros a las empresas catalanas 

stop

BANCA PÚBLICA

El ICF pacta con 11 entidades inyectar 2.000 millones a pymes

17 de junio de 2011 (21:07 CET)

El Institut Català de Finances (ICF) ha firmado este viernes un acuerdo con 11 entidades para inyectar 2.000 millones de euros a las empresas catalanas, básicamente pymes y autónomos. De este importe, 85 millones salen directamente del presupuesto de la Generalitat mientras que el resto viene del Instituto de Crédito Oficial (ICO), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y un grupo de inversores alemanes, tal como han explicado fuentes de la institución.

“Las exigencias bancarias fluctúan como un péndulo. La realidad actual es que muchos proyectos viables no se desarrollan por falta de financiación y desaparece un tejido económico completamente necesario que esperemos que consiga crédito a raíz de este pacto”, ha reconocido el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, uno de los firmantes. “Ya sabemos que la culpa de todo lo que pasa en estos momentos es de las entidades que no damos crédito. Esta iniciativa ayuda a superar el estigma”, ha añadido el director general adjunto de La Caixa, Juan Antonio Alcaraz.

Además de estas dos entidades, también repartirán líneas de financiación el Banco Santander, el BBVA, CatalunyaCaixa, Banco Popular, Unnim, Caixa Penedès, Deutsche Bank, Bankia y Banesto.

Líneas de financiación

Las empresas se pueden acoger a cinco proyectos distintos. El primero es el más novedoso, ya que por primera vez el ICF dará avales de circulante. “Es un paso muy importante porque permite agilizar los análisis de riesgos”, ha destacado Alcaraz. Precisamente ésta era una de las peticiones más repetidas por parte de las entidades. Se hará a través de Avalis, que dispone de 650 millones para este fin (500 del ICF y 150 de fondos propios) para atender a operaciones de hasta 600.000 euros. De esta forma, el Govern de CiU cumple con una de sus primeras promesas: reactivar la actividad en una empresa que al año pasado no llegó a gastar ni una cuarta parte de su presupuesto. La operaciones de aval que superen los cinco millones las gestionará el ICF.

Por otro lado, también hay un paquete de 200 millones para ampliaciones de capital en compañías que tengan una facturación de cinco millones o más y con un capital social de dos; otro fondo con 500 millones para inversiones cuyo objetivo sea ampliar la producción, el número de trabajadores o mejorar la eficiencia energética; y 600 más para proyectos de innovación e internacionalización. Este último estará gestionado por Acc1o.

La quinta línea de financiación son créditos del ICF con un tipo de interés del euríbor más un diferencial de hasta el 3,25% y sin comisiones de apertura o estudio. Existe una oferta de 200 millones para inversiones de entre 10.000 y 1 millón de euros a devolver entre 3 y 10 años, y 100 millones más para préstamos de circulante. En este caso, se destinan a operaciones de entre 10.000 y 100.000 euros a un plazo de dos años con uno de carencia de amortización. Fuentes de la institución han asegurado que estas condiciones están en línea con las ofertas de los privados.

Participación de patronales

“Para recibir las peticiones disponemos de la red de más de 6.000 oficinas de las entidades además de las patronales que colaboran con el proyecto”, ha comentado el director del ICF, Josep Ramón Sanromá. Y es que las asociaciones empresariales podrán derivar a asociados que cumplan con los requerimientos. Por el momento, el ICF ha llegado a un acuerdo de colaboración con Pimec y la Cecot, aunque también están buscando complicidades con las cámaras de comercio catalanas.

Otra de las ventanas para recibir solicitudes será Acc1o. “Hemos desarrollado una nueva herramienta para evaluar técnicamente todos los proyectos y emitir un certificado con el que el empresario pueda solicitar el préstamo requerido en las entidades”, ha explicado el consejero delegado de la empresa pública, Josep Moragas.

Este dibujo “es el 20% de inspiración que hay en todos los proyectos; ahora nos queda el 80% restante: la transpiración”, ha asegurado el conseller Francesc Xavier Mena, parafraseando a Edison. Su homólogo en el departamento de Economía, Andreu Mas-Colell, ha asegurado que “diseñando bien los circuitos y con una buena colaboración entre todos los agentes seguro que tenemos un impacto superior a los 2.000 millones”. Por el momento, los políticos aseguran que los deberes están hechos: “Hemos colaborado dentro de la Generalitat y entre el sector público y el privado. Compartimos riesgos y participan en las operaciones”. Una alianza que se intentará repetir en el futuro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad