Jaime Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell

El Sabadell impulsa las hipotecas fijas tras desactivar las cláusulas suelo

stop

Jaume Guardiola anuncia que la entidad no se personará como acusación particular contra Luis Pineda, presidente de Ausbanc

Madrid, 23 de abril de 2016 (01:00 CET)

Banc Sabadell, una de las entidades financieras con mayor incidencia de cláusulas suelo en los préstamos hipotecarios –defendidas a capa y espada por su total transparencia, a pesar de las sentencias judiciales contrarias– anda inmerso en una estrategia para convertir las hipotecas a tipo variable –con o sin suelo– en fijos.

"Estamos haciendo estas ofertas desde hace tiempo porque las posibilidades de que los tipos bajen más son remotas, y, en cambio, sí es previsible que suban a lo largo de la extensa vida de una hipoteca", comentaba el consejero delegado Jaume Guardiola durante la presentación de resultados de la entidad al cierre del primer trimestre.

Novaciones motivadas, además de por la situación de bajos tipos, por la desactivación por completo de las cláusulas suelo, cuya aplicación ha acabado en sentencias que han determinado su nulidad, y cuyo impacto definitivo sobre las entidades financieras está por ver.

Cláusulas suelo: provisiones genéricas suficientes

En este sentido, ante la decisión que tome la próxima el Tribunal de Justicia de la Unión Europea no sobre la nulidad de estas cláusulas -confirmada por el Tribunal Supremo español en varias ocasiones–, sino por su retroactividad, para ratificar o no la fecha de mayo de 2013, como el momento para devolver las cantidades pagadas, el consejero delegado del Sabadell señalaba que "no hemos constituido provisiones específicas porque las genéricas resultan suficientes para el impacto que pudiera producirse".

Otro tema de actualidad, como el de las extorsiones llevadas a cabo, tanto por el sindicato Manos Limpias como por la asociación Ausbanc, sobrevoló de manera recurrente la rueda de prensa de presentación de resultados.

Extorsiones

Aquí, Guardiola no quiso entrar a dar detalles acerca de lo que, supuestamente, el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, habría pedido al Sabadell en los últimos años por publicitarse en sus revistas, argumentando que son aspectos recogidos en el auto judicial. Lo que sí confirmó el consejero de la entidad vallesana es que, en este asunto, el banco no tiene intención de personarse en la causa como acusación particular.

Al margen de estos dos temas, Guardiola repasó los buenos números registrados por el Sabadell durante el primer trimestre, gracias a la todavía mejora de los márgenes y, sobre todo, a la aportación del banco británico TSB.

Los márgenes ya no dan más de sí

Una situación, la de los márgenes cuyo recorrido al alza es mínimo. "Estamos manteniendo, con muchas dificultades, el rendimiento de créditos y disminuyendo el coste de los depósitos, pero a lo largo del año, con los tipos tan bajos, resultará imposible, y habrá que centrarse en los volúmenes para seguir creciendo", explicaba Guardiola.

También salió a colación, por el impacto que pudiera tener sobre TSB –la franquicia británica del Sabadell–, la celebración dentro de dos meses de la consulta para que los británicos decidan si quieren o no seguir en la Unión Europea.

Confianza en que no haya Brexit

Un asunto, el del Brexit, sobre el que el director financiero de la entidad, Tomás Varela, no se mostraba especialmente preocupado. "A pesar de la lógica preocupación, tiendo a pensar que, al final, se quedarán dentro de la UE".

En este sentido, dejaba caer que "siempre habrá necesidad  de servir a clientes y pymes, terrenos con menos riesgos", dejando ver que el negocio retail de TSB, alejado de la financiación a grandes corporaciones, estaría a salvo cualquier resultado que se produzca, descartando Varela que fuera necesario abordar ningún plan de contingencia extraordinario. "Los análisis de impacto se hacen cada día", remachaba Varela.

Prosigue la evacuación de activos inmobiliarios

El Sabadell también confía en seguir reduciendo los activos problemáticos en los próximos meses, como lo ha hecho entre enero y marzo, cuando vendió más de 4.000 inmuebles por los que ingresó algo más de 800 millones.

Cifras que prácticamente duplican las registradas en el primer trimestre de 2015. Además de las ventas minoristas, apuntaba Guardiola que se van llevar a cabo operaciones para colocar activos agrupados en carteras destinados a inversores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad