Un grupo de jubilados en la playa de la Concha de San Sebastián. EFE/Juan Herrero
stop

El Tribunal de Cuentas detecta que el Imserso pagó en 2016 pensiones no contributivas a 1.096 personas que ya habían fallecido

Madrid, 16 de junio de 2019 (17:28 CET)

Fraude en las pensiones. El Tribunal de Cuentas ha detectado que el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) pagó en 2016 pensiones no contributivas a 1.096 personas que ya habían fallecido, superando los 11 millones de nóminas abonadas indebidamente.

El Tribunal ha analizado las nóminas emitidas en diciembre de 2015 y diciembre de 2016 en un informe de fiscalización y ha cruzado esta información con los datos de fallecidos aportados por el INE entre el 1 de enero de 1997 y el 31 de diciembre de 2016, según publica Europa Press.

El Imserso pagó en 2016 un total de 1.096 pensiones no contributivas a personas ya fallecidas por un importe superior a los 11 millones de euros, del que sólo se han recuperado en torno a 2,2 millones, aproximadamente el 20% de la cantidad global abonada de manera indebida.

Así, el Tribunal de Cuentas encuentra "debilidades" en el procedimiento de detección de fallecidos por parte de los órganos gestores de las prestaciones. Estas, asegura, resultan "especialmente significativas" cuando el plazo transcurrido entre el fallecimiento y su detección es superior a cuatro años, dada la posible prescripción del derecho a recuperar las cantidades indebidamente pagadas.

Valencia, la región con más fraude

Por regiones, la Comunidad Valenciana es la zona en la que el Tribunal detecta un mayor número de beneficiarios fallecidos, un total de 234. Esto supone el mayor importe abonado indebidamente: 9,8 millones de euros de los que apenas se han recuperado 1,5 millones. Le siguen Galicia, Andalucía y Canarias con 208, 186 y 134 personas, respectivamente.

En relación con el procedimiento de retrocesiones bancarias por nóminas emitidas a favor de fallecidos, el Tribunal de Cuentas anima a la Seguridad Social a instar a las entidades financieras a que efectúen los controles de vivencia y que informen de los resultados a los órganos gestores de la prestación.

En algunos casos los pagos han llegado a superer los diez años tras el fallecimiento

Generalmente, en más de la mitad de los casos en los que se abonan pensiones no contributivas a personas ya fallecidas, las mensualidades que se pagan de más no llegan a uno o dos meses, algo dentro de la normalidad, pues los pagos cesan en cuanto el órgano gestor de las prestaciones tiene conocimiento del fallecimiento. Sin embargo, en algunos casos han llegado a superar los 10 años. 

En 2016, los presupuestos establecieron la cuantía mensual de las pensiones no contributivas en 35.150,6 euros al año. Estas se financian mediante aportaciones del Estado al presupuesto de la Seguridad Social, figurando el crédito en el presupuesto de gastos del Imserso.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad