José Ignacio Goirigolzarri, este sábado en la sede de Bankia

Goirigolzarri: el pacto sobre los pleitos se ha bloqueado con argumentos "falaces"

stop

Celebra el acuerdo con el Gobierno para repartir las indemnizaciones y crítica las trabas de parte del Ejecutivo; sin mencionar a Montoro asegura que "es falaz contraponer el interés del contribuyente con el nuestro"

Madrid, 28 de febrero de 2015 (13:57 CET)

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha evitado humillar al Gobierno por el "lío" del reparto de las compensaciones a los accionistas minoritarios de la entidad. Ha celebrado con caballerosidad la victoria que ha logrado frente al jefe de la oficina económica de Moncloa, Álvaro Nadal, y ante el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Ambos entendían que, de producirse la obligación de indemnizar a los inversores, Bankia debería asumir la factura en solitario. El argumento que dirimían ambos, con el apoyo del ala dura del Partido Popular, es que desde el erario ya se habían inyectado suficientes recursos para rescatar al banco. "Es falaz contraponer el interés del contribuyente con el nuestro", ha enfatizado Goirigolzarri.

El acuerdo de último minuto corresponde exactamente con el que se diseñó hace dos meses junto al ministro de Economía, Luis de Guindos. Se trata del único miembro del Ejecutivo que ha respaldado a Goirigolzarri. Finalmente, se ha estimado que el coste máximo de las indemnizaciones podría llegar hasta los 780 millones. De esa cantidad, Bankia asumirá el 40% (312 millones), mientras que su matriz –BFA, donde está presente el Estado a través del FROB— pagará los 468 millones restantes.

Mensaje a Moncloa

Sobre la tensión, evidente para todo el sector financiero y que provocó la suspensión en enero de la presentación de resultados, Goirigolzarri se ha limitado a reconocer que ha sido "enriquecedora". "En un tema tan complicado había distintas sensibilidades y resulta lógico que cada cuál defienda su posición". Según la opinión del banquero vasco, se ha logrado un pacto "equilibrado". Pero entre líneas, en pleno año electoral, ha mandado un mensaje hacia Moncloa.

Con el pacto para indemnizar, si lo dicta el juez, a los accionistas minoritarios se ha logrado "quitar incertidumbre" a la acción. Durante la presentación de resultados, celebrada este sábado, Goirigolzarri ha tenido que recordar que "el 62% de Bankia es del Estado y que cada 10 céntimos de mejora en bolsa suponen 1.151 millones más de valor". "Ir en contra de los intereses de Bankia es, por tanto, ir en contra de los intereses del contribuyente".

El banquero ha negado rotundamente que amenazara con dimitir. En sus declaraciones pública ha querido dejar constancia de que ha trabajado "cómodamente" con "las instituciones" y que "se siente muy satisfecho con el resultado final" porque cree que es una solución "equilibrada". Tampoco se ha atribuido la fecha límite del 28 de febrero. "Los plazos para las entidades cotizadas los marca la CNMV, no yo", ha señalado para desmarcarse del ultimátum al Gobierno.

Mayor subida del Ibex

Sí ha habido, a pesar de la exquisitez de las formas, una lección numérica para Montoro y Nadal. El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha echado cuentas. La subida en bolsa del viernes generó para BFA, y por tanto para el Estado, un valor prácticamente equivalente a los 468 millones que debería abonar si la Audiencia Nacional falla a favor de los pleiteantes. La acción se anotó la mayor subida del Ibex tras hacerse público el acuerdo entre Bankia y el Gobierno.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad