Goldman Sachs comprará el fondo inmobiliario de Bankia

stop

El acuerdo supondría una operación de 300 millones e implicaría el cambio de propiedad de varios pisos y oficinas en Madrid y Barcelona

El presidente de Bankia en la última presentación de resultados anuales

16 de noviembre de 2014 (20:24 CET)

Bankia ultima un acuerdo para vender su fondo inmobiliario a Goldman Sachs. Los activos que se traspasarán están anotados en balance por un valor de 300 millones, después de corregir durante la crisis y a la baja el importe un 40%. Las referencias fueron aportadas esencialmente por Caja Madrid, aunque también se listan activos provenientes de otras entidades fundadoras, como Bancaja y Caixa Laietana.

Por esta razón, hay centenares de viviendas que cambiarán de propiedad en Barcelona, Tarragona, Valencia, Valladolid y Ávila, además de en la capital. La cartera tendría un valor de 250 millones de euros. El proyecto también incluye 11 edificios de oficinas, que completarán la suma con otros 50 millones.

Fase final de las negociaciones

Las negociaciones empezaron este verano. Entonces, la agencia estadounidense de noticias Bloomberg situó a los fondos Cerberus y Blackstone como competidores de Goldman Sachs. Las negociaciones han avanzado hasta alojar en la fase final a este último banco de inversiones. Se preparan los contratos definitivos y fuentes cercanas a la operación esperan que se confirme en los próximos días.

Bankia debe desprenderse de estas inversiones por imperativo de Bruselas, que obligó al banco a centrarse en el negocio financiero tradicional a cambio de autorizar la inyección de las ayudas (23.000 millones) que evitaron la quiebra. El presidente del grupo semipúblico, José Ignacio Goirigolzarri, ha ejecutado el plan con mayor celeridad de la esperada.

Interés de los inversores

En este caso concreto, ha logrado despertar el interés de los inversores internacionales en base a un descuento atractivo (40%), que va apareado a activos de calidad. La mayor parte de los bloques de viviendas sujetos al acuerdo están alquilados con inquilinos solventes.

La intención de Goldman Sachs es ponerse al día en el mercado inmobiliario español, donde ha quedado desplazado por sus competidores más directos, como los citados Cerberus y Blackstone. Para completar la puesta al día, Goldman Sachs también negociaría con Kutxabank, según diversas informaciones periodísticas, la compra de su inmobiliaria. El valor de esta hipotética operación se estima en otros 800 millones de euros.

Goldman Sachs en España

Por ahora, las inversiones en este mercado de Goldman Sachs se concretan en 3.000 pisos, adquiridos al Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima), por los que abonó 200 millones de euros a la Comunidad de Madrid. La operación generó controversia en la oposición, que acusó al gobierno de Ignacio González de privatizar la vivienda social.

El fondo (creado en 2003 por Miguel Blesa) que Bankia quiere traspasar, bajo el paraguas de una operación bautizada como proyecto Lake, rentó a ritmos del 26% en los años esplendorosos de la burbuja inmobiliaria. La explosión creó el escenario contrario y los inversores que participaban deshicieron, poco a poco, las posiciones.

En marzo de este año, el banco asumió el 100% de la propiedad. El colectivo de minoritarios que quedaba (2%) aceptó un canje por participaciones del fondo Bankia monetario deuda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad