Krugman echa leña a la hoguera griega: "Votaría no" a la troika

stop

El premio Nóbel argumenta con más solvencia que el gobierno griego por qué el país debe dar la espalda a los acreedores internacionales

29 de junio de 2015 (12:11 CET)

Paul Krugman, premio Nóbel de economía en 2008, ha utilizado su poderosa columna en el New York Times para cargar contra la troika y animar a los griegos a votar "no" el próximo domingo a las condiciones impuestas por los acreedores internacionales.

Cabe remarcar que sus argumentos gozan de mayor peso intelectual que los aportados por el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, para defender la misma postura.

A continuación, Economía Digital reproduce sus principales reflexiones. Da tres razones a Grecia para plantar a la troika. Acceda al artículo completo mediante este link.

Las razones de Krugman

"No deben [votar sí], por tres razones. En primer lugar, ahora sabemos que la austeridad cada vez más dura es un callejón sin salida: después de cinco años, Grecia está en peor forma que nunca".

"En segundo lugar, y tal vez, buena parte del caos temido por el grexit ya ha sucedido. Con los bancos cerrados y los controles de capital impuestos, no hay mucho más daño que hacer".

Sigue Krugman, "el ultimátum de la troika representaría el abandono definitivo de cualquier pretensión de independencia griega. No te dejes engañar por las afirmaciones de que los funcionarios de la troika son sólo tecnócratas, que explican a los griegos ignorantes lo que debe hacerse".

"El daño ya está hecho"

"Estos supuestos tecnócratas son, en efecto, iluminados que han hecho caso omiso a todo lo que sabemos acerca de la macroeconomía, y se han equivocado en cada paso del camino".

"No se trata de análisis, se trata de poder --el poder de los acreedores para controlar el interruptor de la economía griega--, que persiste mientras la salida del euro se considera impensable".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad