stop

La banca tradicional compra o firma alianzas con plataformas tecnológicas, temerosa de que absorba una cuarta parte de sus ingresos

Barcelona, 30 de julio de 2017 (18:52 CET)

Las fintech, como se conoce a las empresas tecnofinancieras emergentes, cubren los nichos de mercado a los que no llegan las grandes entidades, y empiezan a copar ya parte de su negocio, principalmente en métodos de pago y transacciones a través de medios digitales.

Aquí se encuentran pequeñas empresas dedicadas al desarrollo de negocios en plataformas virtuales o móviles, pero también gigantes de la tecnología como Google, Amazon, Apple o PayPal.

La banca tradicional cuenta con dos opciones: o se queda cruzada de brazos y ve cómo su negocio se reduce, o se adapta con inversiones, alianzas y fusiones con las plataformas tecnológicas para desarrollar nuevos productos.

BBVA y Google introducirán un sistema de pagos ‘contactless’ por medio del móvil

Por supuesto que ha elegido esta última alternativa. Por ejemplo, BBVA y Google acaban de llegar a un acuerdo por el que la entidad financiera introducirá Android Pay en España, lo que permitirá a los clientes del banco pagar sus compras a través del móvil en los comercios por medio del sistema contactless, un sistema que ya utiliza con otras plataformas. Con este acuerdo, el banco pretende adelantarse a la inminente explosión en España de este sistema de pago. Ya hace años que el presidente del BBVA, Francisco González, advierte que los bancos deben centrarse en convertir la información que poseen sobre sus clientes en "conocimiento" para ofrecerles lo que necesitan.

Mejor aliados que rivales

Las fintech podrían absorber un 24% de los ingresos de las entidades tradicionales, por lo que la banca, más que verlas como una competencia, las encara como una oportunidad para mejorar sus productos y ofrecer más valor al cliente.

En el último año se han multiplicado las colaboraciones entre ambos segmentos, y el 45 % de los bancos ya tiene acuerdos con estas empresas emergentes, frente al 32 % de hace un año, según un estudio de la consultora PwC.

Esta perspectiva va a provocar una catarata de alianzas, ya que el 82 % de los bancos asegura que van a aumentar las colaboraciones con las fintech durante los próximos cinco años.

Los cinco clientes que debe enfrentar la banca

Por medio de estas alianzas, los grandes bancos busca ofrecer los productos adecuados a diversos clientes, que según la consultora Prodware se clasifican en cinto tipos:

- El cliente conservador, que desconfía de las nuevas tecnologías y prefiere el trato directo con personas.

- El cliente práctico, que prefiere mantener una mínima relación con su entidad y realizar las operaciones de la forma más rápida y eficaz posible, para lo que suelen utilizar internet.

Los bancos buscan captar a los clientes menores de 30 años, el segmento que más usa las plataformas móviles

- El cliente descuidado, que no se preocupa de sus finanzas personales salvo cuando no tiene más remedio y se decanta por realizar sus gestiones de la forma más cómoda posible.

- El consumidor estresado, que gusta de tener el control, pero no dispone de tiempo, por lo que suele utilizar aplicaciones móviles para resolver sus asuntos financieros.

- El cliente hiperdigitalizado, que utiliza con soltura las nuevas tecnologías y prefiere realizar todas las gestiones a través de ellas. Gran parte de ellos son jóvenes menores de 30 años, los denominados millennials, caracterizados como nativos digitales. Es en este segmento del mercado donde las entidades tradicionales flaquean y el que aspiran a captar mediante las estrategias de alianzas, colaboraciones e inversión en las fintech y los gigantes tecnológicos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad