La inversión inmobiliaria supera los máximos históricos precrisis

stop

RECUPERACIÓN ECONÓMICA

Una vivienda en proceso de construcción en Barcelona // EFE

en Barcelona, 16 de agosto de 2015 (14:01 CET)

El ladrillo se recupera. La inversión en el sector de la construcción consolida su crecimiento y volverá a aumentar ostensiblemente en 2015. Sólo en los primeros seis meses del año, la cifra se alzó hasta los 8.434 millones de euros mientras que en 2007, en pleno apogeo, escasamente se superaron los 10.000 millones, según los cálculos de la consultora CBRE.

La principal adquisición es la compraventa de Testa, la filial patrimonial de Sacyr, valorada en 3.500 millones, por parte de Merlin Properties. Así pues, el dato hasta junio dobla las cifras de 2014 en el mismo periodo y supera ampliamente el de los últimos años.

La firma de analistas especula con que al cierre del año el movimiento oscile entre los 12.000 y los 14.000 millones de euros. Además, esperan que se rebase el número de operaciones.

Precios más ajustados

En 2007, el mercado movió 10.000 millones en material de inversión, cifra que se igualó el año pasado. Ahora, con los precios más ajustados, el número de acciones ha aumentado y por ello la actividad es superior a entonces. Tras dejar atrás 2012, el período más crudo en la crisis, la recuperación se inició en 2013, al duplicarse la actividad del año previo. Lo mismo sucedió en 2014 respecto al año anterior.

"Sigue habiendo mucho interés, dinero y confianza en el sector inmobiliario. Va a haber más socimis que van a salir al mercado, aunque no con el volumen y la fuerza de las que hemos visto saltar ya", subraya Mikel Marco-Gardoqui, director de Capital Markets de CBRE España. El ritmo se moderará.

Las rentas, a partir de julio

En lo referente a los alquileres, CBRE especula con que el incremento se producirá a partir del segundo semestre de 2015 y el primero de 2016. De hecho, en zonas como el Paseo de la Castellana, el centro de Barcelona o la calle Larios de Málaga, las rentas están creciendo, aunque a un nivel tímido, pero que genera expectativas sobre la recuperación del consumo.

"Los inversores internacionales están siendo increíblemente optimistas y consideran que el crecimiento, si no está ya, va a venir", sentencia el directivo. Los fondos buitre que gobernaron el mercado en 2011 y 2012 han sido sustituidos por inversores tradicionales. Sin embargo, no se desentienden del mercado español y mantienen su interés en el suelo, el producto residencial y las zonas secundarias.

Tras cerca de siete años sin casi actividad, la consultora apunta que sigue habiendo demanda y que es útil promocionar nuevo producto, por ejemplo, en Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Sevilla o Bilbao, donde hay una demanda insatisfecha tanto de residencial como de oficinas o comercial. Sin embargo, CBRE coincide con muchos expertos en que, posiblemente, parte de las existencias no se van a vender nunca y algunos proyectos se tendrán que demoler.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad