La patronal plantea despedir con ocho días de indemnización y un contrato parcial casi sin derechos

stop

DIALOGO SOCIAL

El presidente de la CEOE en rueda de prensa

13 de enero de 2012 (11:40 CET)

Sólo ocho días por año de indemnización por despido procedente y doce en caso de que sea improcedente, permitir el descuelgue de una empresa del convenio sectorial con la previsión de entrada en pérdidas, un contrato a tiempo parcial exento de cotización a la Seguridad Social y al desempleo y un nuevo contrato sin tutela judicial por despido en las microempresas mientras dure la crisis son las propuestas clave que ha presentado la patronal en la mesa de la reforma laboral y que impiden un acuerdo.

El consenso parece cada vez más lejano y previsiblemente el Gobierno tendrá que legislar e intentar a posteriori que las partes avalen en mayor o menor medida el contenido de lo que resuelva.

Ahora mismo las posiciones en esos temas cruciales están totalmente distanciadas. La patronal ha endurecido sus planteamientos en las últimas semanas y ha puesto encima de la mesa varias propuestas de máximos en esos temas tan sensibles. Además, persiste la discrepancia sobre la revisión salarial para los próximos años. CEOE quiere congelación en 2012 y 2013 y los representantes de los trabajadores plantean subidas algo inferiores a la inflación, según fuentes cercanas a la negociación.

El propio líder de UGT, Cándido Méndez, afirmaba este viernes que la propuesta de moderación salarial para 2012 y 2013 de los sindicatos implicaba una serie de "contrapartidas" que no ha detallado y una cláusula de revisión salarial para 2014 que compensara a los trabajadores por el poder adquisitivo perdido.

Exención de costes sociales

En cuanto a los contratos de media jornada, la patronal plantea la citada exención a los costes de Seguridad Social y  desempleo y que el tiempo de trabajo pueda ser superior al 50% del número de horas que rige para los empleados a tiempo completo. Ahora mismo, este tipo de contrato tiene bonificación en el coste de los seguros sociales.

"Los sindicatos hemos flexibilizado posiciones en este terreno y aceptamos incentivar las relaciones laborales a tiempo parcial", afirman en UGT, pero no han llegado a asumir el planteamiento de CEOE.

Méndez ha explicado en declaraciones a Televisión Española que propusieron a los empresarios convertir empleo completo en empleo a tiempo parcial para evitar despidos en las empresas, transformar contratos temporales en indefinidos de fomento del empleo, con 33 días de indemnización por despido improcedente por cada año trabajado, y la posibilidad de ampliar aún más el efecto de la cláusula de inaplicación salarial en ciertos convenios para que fuera "más ágil" descolgarse de convenios de mayo rango.

Un contrato para la crisis

Al mismo tiempo, el equipo de Juan Rosell, a instancias del Gobierno, está dando forma a un contrato laboral nuevo muy flexible que sirva a las microempresas, aquellas con seis trabajadores o menos, para poder hacer frente a las dificultades económicas mientras dure la crisis. En esta relación laboral, según el esquema planteado por CEOE, no habría tutela judicial del trabajador en caso de despido y la indemnización se situaría en 12 días por año.

El líder de UGT ha hecho balance del proceso negociador y sostiene que los sindicatos "han hecho todo lo que han podido y más" en favor del acuerdo con los empresarios y se ha negado a hablar de "fracaso" del diálogo social. No en vano, ha recordado, ambas partes han sido capaces de llegar a seis acuerdos que, a su juicio, no deben minusvalorarse.

Por su parte, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, tras descalificar la propuesta de la patronal, ha afirmado que el Ejecutivo "debería precisar qué quiere hacer" en este campo. A su juicio, si se ponen en funcionamiento las propuestas de los empresarios "se debilitarían mucho las condiciones en las que la gente presta su trabajo".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad