Las oficinas bancarias se despeñan en España: caen a niveles de los 80

stop

Los efectos de la reestructuración

Un cliente entra en una oficina de Bankia.

en Barcelona, 08 de julio de 2015 (20:11 CET)

Hay que remontarse a los años 80, concretamente a 1984, para encontrar una España con menos oficinas bancarias que en la actualidad. La reestructuración del sistema bancario, que ha supuesto la fusión o absorción de decenas de entidades, ha traído consigo despidos masivos y también la reducción drástica de una red que era, y sigue siendo, la más grande de Europa. Y la corrección no ha terminado.

A cierre del primer trimestre de 2015 había 31.878 oficinas bancarias, según los últimos datos del Banco de España. La cifra no era tan baja desde el tercer trimestre de 1984, es decir, hace más de 30 años. En los últimos 12 meses han cerrado 1.609 sucursales en el Estado, el 4,8% del total.

El número de oficinas tocó techo en España en el tercer trimestre de 2008, justo cuando la burbuja inmobiliaria y financiera estaban a punto de explotar. El sector llegó entonces a las 46.221 sucursales. Actualmente se han cerrado cerca de un tercio, más de 14.000 oficinas.

Los empleados, en mínimos

Siguiendo una línea casi paralela con el descenso de oficinas, el número de empleados de la banca en España también está en mínimos históricos. El sector cerró 2014 con 208.291 trabajadores, casi 10.000 menos que 2013. El año cumbre fue también 2008, cuando la banca superó los 278.000 empleados.

Además, toca suelo el número de bancos españoles: había en el primer trimestre 133, por casi 200 de hace seis años. La ola de fusiones y adquisiciones, especialmente entre las cajas –modelo ya desaparecido– ha causado este descenso de entidades.

No hay una sola entidad que no haya reducido su red en los últimos años. En 2014, los ocho bancos más grandes de España cerraron unas mil y redujeron sus plantillas en 7.000 personas, vía despidos o vía prejubilaciones. Estos cambios mejoraron la competitividad y la banca española mejoró los beneficios respecto a 2013.

"Los ajustes están empezando"

La reducción de volumen de los bancos no ha llegado a su fin. "Los ajustes están empezando. Todavía hay demasiadas oficinas y habrá que cerrar muchas", opina el catedrático de Economía Aplicada de la UPF, José García Montalvo. La causa principal de ello es que "la actividad bancaria no genera suficientes ingresos para cubrir los costes operativos, y en el futuro no parece que vaya a mejorar".

No lo parece, de hecho hay varias reestructuraciones en marcha que dejarán el sector todavía más reducido. Las más importantes, el ERE que plantea BBVA para 2.000 empleados, y que contempla el cierre de 400 oficinas, después de la compra de CatalunyaBanc, y el ERE voluntario de Caixabank para 700 empleados, después de la absorción del negocio de Barclays. Sin contar con las de Barclays, Caixabank tiene unas 5.400 oficinas y es la entidad con más sucursales en España.

Herencia del boom inmobiliario

Parte del problema actual de sobredimensionamiento de la banca viene de la época del boom inmobiliario: "La red estaba hipersobredimensionada. En una época en la que ya veíamos el auge de la banca electrónica, empezaron a abrir oficinas a lo loco. Esto está ligado a la expansión territorial de las cajas y con el boom inmobiliario, por la costumbre de situar una oficina en los bajos de las nuevas promociones inmobiliarias para captar nuevos clientes", explica García Montalvo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad