Los liquidadores belgas de Apra acusan al juez de impedir el pago a los asegurados

stop

HASTA 4.700 AFECTADOS

Los liquidadores de Apra Leven, esta mañana en Barcelona

Barcelona, 07 de julio de 2015 (18:09 CET)

La intransigencia del juez titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional y la del Consorcio de Compensación de Seguros y la morosidad de la Junta de Andalucía impiden que los afectados por la quiebra de Apra Leven puedan cobran, según denuncian los liquidadores belgas de esta compañía de seguros, que tenía capital español y que adeuda unos 100 millones de euros a 4.700 asegurados.

Apra Leven era una compañía belga de seguros. En 2005, la española Fortia Vida compró la mayoría de la empresa, que estaba especializada en seguros de vida para particulares y pólizas de jubilación para los empleados de empresas aseguradas. El nuevo inversor se dedicó a realizar operaciones inmobiliarias principalmente en España y Rumanía. En 2011, Apra dejó de tener solvencia y entró en liquidación.

Provisión del 20%

Los liquidadores belgas lograron pagar a todos los asegurados una provisión del 20% de la deuda y, después, trataron de acelerar la venta del patrimonio inmobiliario para poder abonar el resto de lo debido. Pero en 2014, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional acordó que esos bienes no pueden venderse ni se puede realizar ningún tipo de operación con ellos.

Y es que antes de su liquidación Fortia Vida transfirió el 40% de su patrimonio a Apra. El juez considera que ese traspaso no fue más que una simulación para vaciar el balance de Fortia.

La morosidad de la Junta de Andalucía

Los liquidadores belgas no están de acuerdo. Afirman que esa transmisión fue válida porque se realizó con el consentimiento de los asegurados, que firmaron un nuevo contrato. Sea como sea, los liquidadores no pueden hoy por hoy disponer de esos inmuebles, que valoran en ocho millones de euros y cuya venta les permitiría pagar algo más a los acreedores.

Además, los liquidadores belgas, que este martes han explicado la situación, tienen que lidiar con la morosidad de la Junta de Andalucía, que, según dice, les adeuda 36 millones de euros.

El abogado español de los liquidadores ha afirmado que este asunto todavía no está judicializado y que, de momento, sólo se ha interpuesto un recurso de reposición ante la Junta exigiendo el pago de la deuda. No obstante, en el año 2013, Apra Leven informó de que la deuda había sido reclamada judicialmente a través de un procedimiento incoado en un juzgado de primera instancia de Sevilla.

Pagar el 65% de la deuda

Los liquidadores se enfrentan a un último deudor: el Consorcio de Compensación de Seguros, quien debe otros 14 millones de euros a Apra, pero no los abona porque se ha sumado al bloqueo decretado por el juez de la Audiencia.

En definitiva, los belgas, visiblemente molestos con la justicia española, reclaman al juez que desbloquee los bienes de Apra, y a la Junta y al Consorcio que pague lo que les debe. Calculan que con todo eso podría obtener liquidez suficiente para pagar el 60% o el 65% de la deuda a los asegurados afectados, 3.000 belgas y 1.700 españoles. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad