Merkel plantea salvar a la banca española inyectando hasta 100.000 millones de euros en el Frob

stop

SALVACIÓN

La canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la cumbre / EFE

06 de junio de 2012 (20:44 CET)

Angela Merkel parece haber dado con la clave para convencer a Mariano Rajoy de que pida el rescate para los bancos españoles. Alemania estudia inyectar recursos en el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob), gestionado por el Banco de España y titular de las participaciones en capital de los bancos nacionalizados, entre ellos CatalunyaCaixa y Unnim (en fase de traspaso al BBVA).

Según Financial Times, se baraja un plan de entre 80.000 y 100.000 millones. La canciller cree que esta fórmula es menos intrusiva con España y que facilitaría a Rajoy solicitar la ayuda.

Berlín rechaza firmemente las peticiones de España de utilizar los fondos de rescate para recapitalizar directamente a sus bancos. Sin embargo, fuentes germanas aseguran que una solicitud formal de ayuda de España permitiría transferir los fondos sin tener que someterse a las órdenes de sus socios europeos.

España sólo tendría que llegar a un acuerdo sobre las nuevas condiciones de la reforma del sector bancario. A cambio, Berlín baraja canalizar cualquier posible ayuda a través del Frob con el fin de reforzar el mensaje de que es en los bancos y no en las cuentas públicas donde residen los problemas del país. La alternativa sería un rescate "duro", es decir la intervención de España.

Disponibilidad inmediata

Con la inminente publicación de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre los bancos españoles, los funcionarios consultados apuntaron que todas las piezas están colocadas para un inminente acuerdo de ayuda con Madrid, lo que podría suponer que los recursos estuvieran disponibles a principios de julio tras conocerse la auditoría del sistema financiero realizada por Oliver Wyman y Roland Berger.

"Uno podría imaginarse que las condiciones estarían centradas principalmente en la banca, porque España ya ha acometido las otras reformas", apuntó un funcionario bajo condición de anonimato.

Más flexibilidad

Europa ha asistido en los últimos días una evolución en las posiciones de Berlín hacia una postura más flexible, después de respaldar la semana pasada la concesión a España de un año extra para reducir el déficit hasta el 3% del PIB, algo que parece confirmar la elaboración de este plan.

De hecho, la propia Merkel ha enviado en los últimos días el mensaje de que está abierta a la posibilidad de una supervisión bancaria a nivel europeo, aunque planteada como una opción a medio plazo, dentro del proyecto de unión bancaria con el que Europa pretende romper el círculo vicioso entre la banca y los emisores soberanos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad