La Agencia Tributaria sigue teniendo un agujero negro en el fraude fiscal. Fuente: EFE

El agujero negro del fraude fiscal en España es de 45.000 millones

stop

La Agencia Tributaria actualiza la deuda pendiente de cobro a 45.000 millones, después de recaudar menos en 2016 por la lucha contra el fraude

Barcelona, 07 de marzo de 2017 (19:00 CET)

Los presuntos defraudadores deberían al erario español más de 45.000 millones, según datos oficiales actualizados este martes. La Agencia Tributaria (AEAT) recaudó por actuaciones de lucha contra el fraude fiscal 14.883 millones, el 5% menos que en 2015. Según el mismo organismo, el menor resultado se debe a que en 2015 se contabilizaron los ingresos extraordinarios. Del total, la mayor parte provienen de actuaciones de control (9.533 millones) y de devoluciones solicitadas por los contribuyentes (4.846 millones).

Los 504 millones restantes provienen de declaraciones fuera de plazo sin requerimiento previo por parte de la AEAT. El director general de la agencia, Santiago Menéndez, ha explicado que los resultados de 2015 influyen significativamente al realizar la comparación. Menéndez ha afirmado que en el ejercicio de 2015 se ingresaron 2.709 millones en concepto de expedientes singulares de minoración de devoluciones.

La Agencia Tributaria ha intensificado sus investigaciones, sobre todo en las referidas al alquiler irregular

Entre el resto de actuaciones, la AEAT destaca los esfuerzos en comprobación e investigación, que crecieron el 0,7%. Esta subida se debe al incremento en entradas y registros a visitas presenciales, con 24.491, el 12% más. La mayor parte de estas visitas se centraron en el alquiler irregular. En total fueron 8.160, el 49% más. También el control de la facturación y los medios de pago fueron elementos claves.

Estas investigaciones se saldaron con 534 visitas, el 75,6% más. Precisamente en este ámbito ya se han abierto 7.263 expedientes de análisis por incumplimiento de la limitación de pagos en efectivo. Así, ha advertido de que la AEAT cuenta con herramientas para detectar a los contribuyentes que desarrollan esta actividad con el objetivo de vigilar si después cumplen con las correspondientes obligaciones tributarias y, en su caso, hacer actuaciones de control.

Menéndez ha subrayado los "esfuerzos realizados" tanto por el personal de la agencia como en la propia legislación. La voluntad ha sido reducir la deuda pendiente de cobro, que el pasado año bajó casi el 7%, hasta 45.849 millones de euros. Esta año ha descendido tanto las deudas pendientes en periodo voluntario y en periodo ejecutivo un 5,82 y un 7,78%, respectivamente.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad