El ministro de Hacienda, en plena rueda de prensa en Moncloa

Montoro ya tiene la excusa que busca para subir más los impuestos

stop

Bruselas certifica que la presión fiscal en España es cinco puntos y medio menor que en el conjunto de la UE. Hacienda tiene margen para subir impuestos

Madrid, 25 de noviembre de 2016 (13:16 CET)

La oficina estadística comunitaria, Eurostat, publicó este viernes la cifra que arma la coartada perfecta para que el ministro de hacienda, Cristóbal Montoro, pueda subir los impuestos sin derruir el discurso liberal del Partido Popular (PP). España puede presionar más a los contribuyentes ya que está lejos del nivel impositivo de sus socios europeos. Los datos oficiales aseguran que los españoles pagan al erario el equivalente al 34,6% de la riqueza frente al 40% del conjunto de la Unión Europea (UE).

Bruselas certifica que la presión fiscal en España es 5,5 puntos menor que en los Veintiocho pero que, año sobre año, los contribuyentes del país cargan con más tributos. Concretamente con el equivalente a una décima adicional de producto interior bruto (PIB). Ello prueba que la polémica rebaja del IRPF decretada antes de las elecciones del 20 de diciembre de 2015, con un impacto de 8.000 millones en dos años, no alivió la presión fiscal sobre los españoles.  

En la zona del euro, la misma magnitud –que mide el importe total de impuestos directos e indirectos, más las contribuciones a la Seguridad Social— se situó en 2015 en el 41,4% del PIB, una décima menos que en el año precedente. Es decir, la tendencia contraria a la impulsada por Montoro. Sin embargo, los franceses son los ciudadanos de la UE que mayor presión fiscal soportan, el 47,9% del PIB, seguidos de los daneses (47,6%) y los belgas (47,5%).

Los europeos que pagan menos impuestos

En el extremo contrario se sitúan los irlandeses (24,4% del PIB), los rumanos (28%) y los búlgaros (29%). En comparación con 2014, el porcentaje de la presión fiscal sobre el PIB aumentó en la mayoría de los Estados miembros, y en particular en Lituania (donde pasó del 27,9% al 29,4%), seguido de Estonia (32,8% al 34,1%) y Eslovaquia (del 31,1% al 32,4%).

En contraste, se produjeron descensos en Irlanda (del 29,9% al 24,4%) y en Dinamarca (del 50,3% al 47,6%). Por categorías, el porcentaje de los impuestos sobre la producción y las importaciones fue especialmente alto en Suecia (22,1% del PIB), Croacia (19,7%) y Hungría (18,9%). En relación con los ingresos y la riqueza, la mayor tasa se dio en Dinamarca (30,4% del PIB), Suecia (18,4%) y Bélgica (16,7%).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad