Moody’s regaña a Rajoy por la deuda

stop

La agencia internacional prevé que los niveles seguirán descontrolados dos años más y advierte de que están entre los más altos de las economías comparables con España

Mariano Rajoy / EFE

22 de abril de 2014 (18:54 CET)

Moody’s ha lanzado este martes, coincidiendo con el cierre de la bolsa española, un informe que saca los colores al Gobierno de Mariano Rajoy por el elevado volumen de la deuda. En concreto, advierte de que los niveles, que se acercan al 100% del PIB, “están entre los más altos de la categoría Baa”. Es decir, España sostiene la economía que más recursos ha tomado prestados entre los países comparables.

Los economistas de la agencia estadounidense prevén que la situación siga descontrolada dos años más. “Mientras esperamos que el déficit presupuestario se reduzca, la deuda pública no se estabilizará antes de 2016”. El informe detecta requisitos de alto endeudamiento, aún no reconocidos por el Gobierno, “que introducen una susceptibilidad al estrés de financiación también superior al de la mayoría de los países” analizados.

Calificación bajo presión

Estas apreciaciones coinciden temporalmente con el éxito del Tesoro Público para pescar recursos en los mercados internacionales. En la última subasta, celebrada este martes, se distribuyeron bonos a corto plazo por encima del objetivo de la operación. Las referencias a tres meses subieron del 0,18% al 0,32%; mejor comportamiento tuvo el papel a nueve meses para el que sí cayó el rendimiento requerido por los mercados (15 puntos básicos menos).

En este escenario Moody’s avanza a sus clientes que baraja  tanto el empeoramiento de la nota española, como elevar el nivel de solvencia. Dependerá del comportamiento de la próxima reforma fiscal que el Ejecutivo está a punto de aprobar. “La calificación estará bajo presión si la mejora económica o la consolidación fiscal se estancan”. El futuro del sistema bancario, sometido ahora a las pruebas de estrés europeas, y el comportamiento de las futuras subastas del Tesoro serán también detonantes, aunque secundarios.

Descartada la deflación

En el apartado de fortalezas, el informe [DESCARGAR COMPLETO] echa un capote al Gobierno. Moody’s admite que la economía española es más dinámica y que “la reforma laboral ha flexibilizado un mercado muy rígido hasta entonces”. Sin embargo, estas reformas han castigado con contundencia el consumo. En el comportamiento de la inflación también asoman riesgos para los expertos de la agencia.

La deflación no se descarta de plano, los síntomas “son débiles”. Sólo los precios de las telecomunicaciones han disminuido fuertemente y durante un periodo prolongado de tiempo. La mayoría de los otros componentes de la inflación han bajado a niveles moderados. Sí se presta atención a un riesgo no tan mencionado por la prensa. Más que la deflación, de mantener los precios el tímido comportamiento de meses anteriores, España tendría problemas para generar riqueza y, por tanto, para enjugar su deuda soberana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad