Nin reclama a Mas “diálogo en el marco de la ley”

stop

DEBATE SOBERANISTA

Joan Maria Nin, vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank, este viernes./EP

25 de octubre de 2013 (13:24 CET)

CaixaBank ha vuelto a crecer en su negocio orgánico, en la banca de retail, en la de toda la vida, exhibiendo su liderazgo en casi todos los ámbitos comerciales de la banca, con la captación de 386.300 nóminas en los últimos nueve meses, y alcanzando en ese nicho el 21,3% en toda España, tras todas las operaciones de fusiones, que le han llevado a hacerse con cinco cajas y un banco.

La penetración de clientes sigue creciendo y 27 de cada 100 españoles son clientes de CaixaBank. De esos 27, 22 españoles la tienen como primera entidad. El objetivo es seguir creciendo, y el porcentaje podría llegar al 30% en los próximos años.

Con esos porcentajes, el vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank, Joan Maria Nin, no ha eludido el debate soberanista que marca la agenda política española. Y lo ha hecho siguiendo la fórmula elegida por el poder financiero y empresarial catalán, reclamando “diálogo en el marco de la ley”.

"Confianza" en nuestros políticos

Esa defensa la ha formulado Nin en una cadencia de seis repeticiones, con un claro destinatario, el President Artur Mas, porque, detrás de la frase, se esconde el temor de que, tras unas elecciones plebiscitarias, que ya ha comenzado a prever el Govern de CiU, el Parlament pueda aprobar una declaración unilateral de independencia. “Confiamos en la capacidad de nuestros políticos”, ha añadido Nin.

Los bancos españoles, y CaixaBank es el tercero en toda España, sólo por detrás del Santander y del BBVA, han comenzado a notar los efectos de una mayor apertura de los mercados internacionales, favorecidos por una mayor confianza en España, que ha llevado a reducir la prima de riesgo de la deuda pública española, respecto a la alemana, cercana a los 240 puntos.

Unión bancaria europea


Esa misma banca también ha acudido, cuando lo ha necesitado, a los préstamos del Banco Central Europeo. CaixaBank ya tiene provisionado la devolución de esas ayudas, que caducan en febrero y marzo de 2015. Y todo ello se consigue dentro de la Unión Europea, que ha iniciado un proceso de unión bancaria. Nin ha asegurado este vienes que la entidad ya ha recibido las primeras indicaciones para seguir ese camino, que se truncaría si una entidad bancaria deja de pertenecer a un país miembro de la UE. Por tanto, y siguiendo la cadencia elegida por Nin, “diálogo en el marco de la ley”.

CaixaBank sigue el mismo posicionamiento que otros organismos, como la Cambra de Comerç. Su presidente, Miquel Valls, poco dado a grandes proclamas, defendió está semana que Catalunya no puede vivir de espaldas a la UE. Y ese principio ya se apunta con insistencia desde el ámbito financiero y empresarial.

Apoyo a De Guindos en su advertencia al BCE


Dentro, por tanto, del proceso europeo, Nin ha insistido, en la presentación de resultados de CaixaBank, en reclamar al Banco Central Europeo que sea lo más riguroso posible en el análisis que realizará en 2014 a todas las entidades europeas, en un claro apoyo a las tesis del ministro de Economía, Luis de Guindos.

El convencimiento de Nin, como los ejecutivos del resto de la banca española, es que España “ha hecho los deberes, y, por tanto, queremos el mismo nivel de exigencia y rigor que se realizó respecto a las entidades españolas”.

Crédito a las empresas, dentro de Europa


Esa unión bancaria que deberá supervisar el BCE se considera, además, indispensable para que se pueda volver a una cierta normalidad respecto a la oferta de crédito para beneficiar a las pequeñas y medianas empresas. CaixaBank exhibe sus números, con una liquidez de 66.289 millones de euros; con un capital básico (Core Capital) del 12,5%; con una morosidad por debajo de la media, con el 11,4%, pero admite que el crédito, pese a mejorar, no fluye como debería.

Por ello, el camino europeo, con la unión bancaria, se considera vital para el crecimiento de toda la economía española. Las agencias de rating, por ejemplo, según Nin, elevarían la nota para toda la banca, abaratando la financiación de las entidades, y, con la posibilidad, por tanto, de ofrecer un mayor volumen de crédito.

Otra de las cuestiones esenciales para la entidad es que la nueva ley de cajas, que se encuentra en trámite parlamentario, acabe satisfaciendo todos sus objetivos. Y uno de ellos es que se pueda aprobar la compatibilidad de cargos, que afecta a Isidre Fainé, en su condición de presidente de La Caixa y de CaixaBank. “La ley saldrá muy bien”, ha asegurado Nin.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad