Petromiralles vence a la banca rebelde en los juzgados

stop

Los tribunales de lo mercantil desestiman las alegaciones de NCG Banco y a Banco Pichincha un año después de la detención de su director

09 de agosto de 2014 (10:25 CET)

Petromiralles ha conseguido finalmente que toda la banca acreedora dé luz verde a la refinanciación de 120 millones de euros. La petrolera catalana de la familia Torrens ha usado la nueva ley concursal para forzar a dos entidades, Banco Pichincha España y NCG Banco (ahora propiedad de los venezolanos Banesco), a fijar el vencimiento de pólizas de crédito y líneas de avales hasta el 31 de diciembre de 2018.

El titular del Juzgado de lo Mercantil 3 de Barcelona, José María Fernández Seijo, también ha extendido las condiciones que pactaron el resto de acreedores con el grupo Petromiralles a las “entidades disidentes”, tal y como afirma en un auto publicado en el Boletín General del Estado (BOE) de este sábado.

Detención decretada por la Audiencia Nacional

Concretamente, el banco de Ecuador y la entidad gallega deberán aplicar a sus pólizas y líneas de avales el calendario de reducción de límites, las condiciones de cancelación anticipada, la quita en los intereses de demora que hubieran podido devengarse y deberán paralizar las ejecuciones singulares que hubieran sido iniciadas.

La refinanciación de los 120 millones de deuda de la petrolera fue una operación complicada. Los gestores iniciaron conversaciones con la banca acreedora a raíz de la detención de su director general, Josep Maria Torrens, en el verano de 2013. La Audiencia Nacional había decretado su retención en el marco de la investigación de un fraude del IVA a gran escala que el ejecutivo habría dirigido desde la alcaldía (CiU) de Santa María de Miralles (Barcelona).

Miedo al fin del circulante

Torrens dimitió y su familia se vio abocada a avanzar la refinanciación para que las entidades no cerraran el grifo del circulante y ahogaran a la compañía. Junto al director general de la petrolera, se detuvieron a una veintena de personas más, a las que se imputaron delitos de pertenencia a organización criminal, tributarios, de maquinación para alterar el precio de las cosas, falsedad documental y blanqueo de capitales. La Audiencia Nacional aún no ha cerrado el caso.

El Juzgado de lo Mercantil 3 de Barcelona homologó la refinanciación en junio, pero la resolución no ha sido en firme hasta finales de julio, cuando el magistrado Seijo desestimó la impugnación de las entidades rebeldes.

Además de NCG Banco y Banco Pichincha, participan en la operación Banc Sabadell, Bankia, Banco Español, Bankinter, Mora Banc, Caixabank, Aresbank, Banque Marocaine du Commerce Exterieur International, Banco Espirito Santo (entidad nacionalizada en Portugal), Banca March, CatalunyaBanc (ahora BBVA) y Deutsche Bank.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad