¿Por qué las hipotecas suben si baja el euríbor? EFE

¿Por qué las hipotecas suben si baja el euríbor?

stop

El euríbor bajará en abril por segundo mes consecutivo, pero las hipotecas que se revisan el próximo mes subirán unos 72 euros

Barcelona, 24 de abril de 2019 (11:21 CET)

El comportamiento del euríbor, el índice al que se referencian las hipotecas variables, que son la mayoría de hipotecas en España, está dando quebraderos de cabeza a aquellos que están pagando su piso o casa. Se espera que baje otra vez en abril, por segundo mes consecutivo, pero no es todavía una buena noticia para los hipotecados: sus créditos subirán el próximo mes.

Tras años de descensos, hasta cifras negativas, el euríbor empezó a subir hace un año por la expectativa de que los tipos de interés iban a empezar a subir en 2019. Sin embargo, los últimos mensajes del Banco Central Europeo de que los tipos van a estar al menos todavía un año más congelados, han hecho bajar de nuevo el índice hipotecario por excelencia.

Así, en marzo el euríbor bajó ligeramente, al -0,109%, y en abril apunta a una bajada más importante, hasta el -0,112%. Pero pese a este descenso, las hipotecas que tengan que revisarse con el euríbor de este mes, subirán. Esto sucede porque los créditos para la compra de vivienda se actualizan una vez al año o, en algunos casos, cada seis meses.

Las hipotecas que se revisan con el euríbor de abril subirán entre seis y siete euros al mes

Por ello, lo que hay que mirar para saber si una hipoteca variable subirá o bajará es si el euríbor de la anterior revisión, sea seis o doce meses antes, era mayor o menor. Si aunque el índice esté bajando respecto al mes anterior, como es el caso, es más alto que hace un año, la hipoteca subirá. Eso sí, el cambio no será significativo.

Si el euríbor cierra abril en el -0,112%, la media mensual que lleva a falta de una semana, las hipotecas a las que les toque revisión anual se encarecerán en unos 72 euros. Para una hipoteca de 150.000 euros a 20 años con euríbor más 1 punto, pasará de pagar 677 euros al mes a 682, una diferencia de 5 euros al mes que al final del año serán 60 euros. La misma hipoteca a 30 años se encarecerá 6 euros al mes, 72 al año, hasta una cuota de 475 euros.

Los préstamos que tengan revisión semestral también subirán, aunque en menor medida. Aproximadamente unos 3 euros al mes para la hipoteca referida, tanto a 20 como a 30 años. El euríbor de octubre, en la última revisión para estos créditos, era más alto que hace un año, del -0,154%.

La hipoteca a tipo fijo, la alternativa

Las que no cambiarán son las hipotecas a tipo fijo, que suponen el 37% del mercado. Ya hace unos años, con la bajada del euríbor a cifras negativas, los bancos promocionaron los créditos fijos porque los intereses son más altos mientras los tipos estén congelados. Para el cliente la ventaja es ahorrarse sustos a largo plazo, ya que sabe lo que pagará hasta el último día.

Ahora, con la nueva bajada del euríbor y los mensajes del BCE de tipos a cero prolongados, están volviendo a promocionar el tipo fijo. En algunos casos, los intereses son tan bajos que parecen de hipoteca variable. Entre la gran banca, el Sabadell es el banco más competitivo en este tipo de préstamos, con un fijo del 1,99%, seguido por Bankinter, el Santander y BBVA. Caixabank, que no comparte la apuesta por la hipoteca fija, se queda lejos de esas ofertas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad