Sareb gana y pierde con maniobras contables

stop

El banco malo tiene cuentas lastradas por los 400 millones aportados en la transferencia de inmuebles a cuatro Fondos de Activos Bancarios

La presidenta de la Sareb,  Belén Romana I EFE

12 de septiembre de 2014 (19:29 CET)

No resulta nada fácil seguir la pista a cómo se están comportando esos Fondos de Activos Bancarios (FAB) creados por la Sareb, el banco malo, para quitar de su balance, sin realmente hacerlo, algunos lotes de inmuebles. Básicamente porque, aunque en algún caso, es el único partícipe, son activos que ya están fuera de su perímetro de consolidación.

Artificio contable a gran escala para contabilizar esas peculiares operaciones en las que la sociedad presidida por Belén Romana vende y compra a la vez, y, como partícipe de estos fondos, recibe el capital de los préstamos que ha financiado y, posteriormente, los amortiza. Bull, Teide, Corona y May son los cuatro fondos constituidos hasta ahora, por un importe total de 404 millones de euros, en su mayor parte aportados por la propia Sareb a través de préstamos, emisiones de valores y líneas de liquidez.

Opacidad de los depósitos

Para aproximarse a este vehículo exclusivo de desinversión de la híbrida sociedad –sostenida al 45% por capital público a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)– no queda otra que esperar a que las sociedades de fondos de titulización encargadas de la gestión depositen las cuentas, semestrales y anuales, en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

A lo largo del pasado mes de agosto, tanto Intermoney Titulización, como gestora de los fondos Bull y Teide, como Ahorro y Titulización, encargada de Corona, lo han hecho en relación al periodo comprendido entre enero y junio de 2014. Para conocer las del FAB May habrá que esperar a que acabe el presente ejercicio ya que fue registrado en la CNMV el pasado 11 de julio.

Evolución

Las primeras que arrojan una lectura más certera de la evolución de estos FAB, ya que las referidas al cierre de 2013 aportaban poco o nada, al haberse constituido los fondos durante la segunda quincena del pasado mes de diciembre.
Y especialmente las del FAB Corona son las que ofrecen una mejor visión de cómo Sareb vende sin realmente hacerlo, ya que la transmisión de activos –cuatro edificios de oficinas en Madrid– se realizó a un fondo que tiene como único partícipe al propio banco malo. De esta manera, Sareb, a través del fondo, recibe los ingresos y también es el perceptor de la mayoría de los gastos al ser el único acreedor financiero.

FAB Corona

Así, entre enero y junio, el FAB Corona obtuvo unos ingresos de 3,23 millones de euros por las rentas de esos cuatro inmuebles, pero al final solo registró beneficios por 1,3 millones. La diferencia está en los casi dos millones de gastos computados, repartidos entre 900.000 euros de intereses financieros y otras cargas asimiladas, 425.000 euros por el deterioro de los activos y casi 600.000 euros de gastos generales, incluidos los 128.000 euros de comisión que percibe la propia Sareb.

Como único partícipe del fondo, Sareb se autovendió estos cuatro edificios emitiendo deuda por 48 millones de euros. Y, además, se concedió un préstamo de 32 millones y una línea de crédito de cuatro millones más.

Autofinanciación

El préstamo de 32 millones de euros concedido por Sareb debe ser amortizado por el FAB (o sea, el propio banco malo) en 60 pagos parciales a un tipo fijo del 5% anual. Entre enero y junio, el FAB Corona ha satisfecho intereses por la financiación recibida por importe de 520.000 euros y se han producido amortizaciones de capital por 160.000 euros, según el calendario de amortización establecido para el préstamo concedido por Sareb.

Las amortizaciones a la propia Sareb, en su doble papel de partícipe en el fondo y principal financiera, están detrás de las pérdidas sufridas entre enero y junio por los FAB Bull y Teide. Los 34,6 millones obtenidos por ambos fondos –básicamente por la venta de 437 inmuebles– resultaron insuficientes para cubrir el elevado gasto financiero asumido.

Bull se constituyó con un pasivo de más de 93 millones de euros, repartido en una emisión de valores por 24,7 millones de euros suscrita por el banco malo –como partícipe al 49% en el FAB–; otra, de 25,7 millones cubierta por el fondo HIG, por su 51%, y un préstamo de 43 millones de euros financiado directamente por la propia Sareb. El fondo tiene pendiente de pagar al banco malo 3,33 millones de euros.

Transmisión de Teide al Deutsche


En el FAB Teide la Sareb ya no perderá más. El pasado mes de julio transmitió al Deutsche Bank tanto lo que resta del préstamo como la emisión de valores. Con la entrada de la entidad germana como suministrador de la financiación senior se ha producido la cancelación de la pignoración de 731 valores de emisión de deuda emitidos a favor de Sareb y la pignoración de 860 valores a favor del Deutsche.

Sareb había constituido el FAB Teide junto al fondo Fortress, suscribiendo íntegramente, a pesar de contar solo con el 15%, la emisión de valores por casi 88 millones y, además, concedió un préstamo de 58 millones de euros y una línea de liquidez de otros casi 15 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad