Las empresas españolas crecen seis veces menos que en 2018. Foto: Jordi Català.

Tambores de crisis: las empresas españolas ganan un 44% menos

stop

El crecimiento de las empresas es seis veces menor que en 2018, cuando crecían al 3,7% y menos de la mitad de ellas crean empleo en 2019

Barcelona, 30 de noviembre de 2019 (20:23 CET)

Las empresas españolas están empezando a notar los síntomas del deterioro económico que país está viviendo en los últimos meses, y el resultado es un retraso en los periodos de pago, un aumento de la morosidad y de los concursos, así como un descenso de los beneficios al final de año. Tanto es así, que los resultados financieros y los deterioros contables en el balance en comparación con el año pasado han hecho que el beneficio de las empresas en España descienda un 44% en el ejercicio actual.

Con todos estos indicadores y por primera vez desde el inicio de la recuperación en España, hace seis años, la confianza empresarial está cayendo llevándose por delante el optimismo en muchos de los sectores de actividad. Y esto se traduce a su vez en ralentización del empleo y de la inversión.

El Banco de España así lo constata. La actividad de las empresas españolas en los nueve primeros meses de este 2019 ha pegado un frenazo. Así lo indica el índice de Valor Añadido Bruto (VAB) de las compañías no financieras este año, que ha crecido un 0,5%. Esto significa que crece seis veces menos que hace tan solo un año, cuando en 2018 lo hacía al 3,7%.

Y la creación de empleo también lo expresa así. Solo el 48% de las empresas ha generado nuevos puestos de trabajo este año, un 2% menos que el año pasado. Y el ritmo de creación de estos empleos ha pasado del 4,4% al 0,6%.

La mejora progresiva de los salarios propia de la recuperación de la crisis y que podía verse en los años anteriores se ralentiza junto a la economía española. Mientras en 2018 los salarios crecieron un 1,3% y las contrataciones un 4,4%, este año los salarios solo aumentan a un 2,2% con la casi congelación de la creación de empleo.

Las quiebras y la morosidad se abren paso

La morosidad también es un síntoma claro de desaceleración, y en el año 2019 está repuntando notablemente, así como el número de quiebras. Y esto es una muy mala noticia para los directores de las compañías españolas que podrían estar al borde de una crisis en sus cuentas de resultados.

El número de insolvencias empresariales está subiendo  un 14%, según los últimos datos de Axesor. En los diez primeros meses del año han solicitado el concurso de acreedores 3.890 empresas, el dato más alto desde 2015.

Este año, una de cada tres empresas ha tenido que sobrevivir a un nivel elevado de morosidad. Según los datos de Crédito y Caución, el número de empresas que han sufrido algún impago importante en el último año ha subido hasta el 32% este año, un 5% más que en 2018.

Desaceleración de la economía por sectores

No todos los sectores han sufrido la crisis. En crecimiento se encuentran las compañías del sector energético, con un incremento del VAB del 6,6%, incluso superior en un 1% al del año anterior. Uno de los pilares más importantes de nuestra economía, el comercio, creció también un 1% respecto al año anterior.

Sin embargo, el sector donde más se ha notado el freno económico es uno de los sectores más productivos del país, la industria, cuya actividad ha bajado un 9% respecto al año anterior. Además los concursos de acreedores del sector en los diez primeros meses del año se han disparado un 25%. 

El turismo español tampoco está viviendo un buen año, en contraste con lo que había ocurrido en ejercicios anteriores, por la recuperación de otros destinos competidores y el deterioro de las economías de los países emisores de turistas, como Alemania y Reino Unido. Las insolvencias en empresas de hostelería han aumentado un 20% en lo que va de año.

El sector de la construcción se contrae

El sector de la construcción es el que más tarda en reaccionar a las oscilaciones del ciclo económico pero ya empieza a mostrar claros síntomas de agotamiento. Así se pone de manifiesto en la última encuesta de coyuntura del sector de la construcción, que elabora mensualmente el Ministerio de Industria.

Según el estudio, hay una mayoría de empresas en la construcción que prevé destruir empleo en los próximos meses. Según los datos de la encuesta, en noviembre ya existen un 14% más de empresas del sector que prevén realizar despidos de las que pretenden realizar contrataciones.

Por otra parte, a producción de la construcción se redujo un 1,3% en el tercer trimestre respecto al segundo, en lo que supone el primer descenso de la actividad desde el inicio de 2014, hace más de cinco años.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad