Alcoa ofrece San Cibrao a la SEPI por un euro, pero insiste en el blindaje ante demandas

Alcoa asegura estar "a la espera" de recibir una respuesta a la propuesta que trasladó a la SEPI el pasado 4 de febrero, en la que pide "indemnidad" ante posibles reclamaciones en el futuro

Imagen de archivo de protestas por el cierre de la planta de aluminio de Alcoa en San CIbrao

Imagen de archivo de protestas por el cierre de la planta de aluminio de Alcoa en San CIbrao

Alcoa pone deberes a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para la negociación por la venta de su planta de aluminio de San Cibrao. La compañía ha reivindicado su «firme voluntad de negociar y avanzar en el proceso de venta», pero pone como línea roja la indemnidad frente a eventuales reclamaciones.

La multinacional recalca que es una petición «similar» a la discutida en el anterior proceso (durante el pasado año 2020 y que resultó fallido) y que, por aquel entonces, «fue aceptada por la SEPI».

En declaraciones a Europa Press, Alcoa se defiende así de las críticas lanzadas tanto por el Ministerio de Industria como por los sindicatos sobre su postura en la negociación y por exigencias como la de esa indemnidad ante eventuales reclamaciones.

En este sentido, Alcoa ha asegurado que se encuentra «a la espera» de recibir una respuesta «y comentarios» a la propuesta de pliego de condiciones (term sheet) que presentó a la SEPI el pasado 4 de febrero. Además, la compañía ha explicado que ha ofrecido «no solo vender la planta por 1 euro, sino también transferir una suma muy importante de efectivo a SEPI en caso de venta».

La sombra de Alu Ibérica

Es por ello que la firma defiende que «no pretende desentenderse en ningún caso de la gestión realizada, ni elude sus responsabilidades»; pero remarca que la SEPI «debe comprometerse a confirmar que es el comprador y, una vez completada la venta, mantener indemne a Alcoa de las posibles reclamaciones relacionadas con la planta de aluminio».

Alcoa mantiene su exigencia sobre su indemnidad ante posibles reclamaciones con la investigación judicial sobre las plantas de Alu Ibérica como telón de fondo. La justicia investiga una presunta «despatrimonialización fraudulenta» de las antiguas plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés, que fueron vendidas primero al fondo Parter y después al Grupo Industrial Riesgo.