Alu Ibérica: guerra laboral y desplome de producción en las antiguas plantas de Alcoa

Los almacenes de la planta de Avilés llevan días vacíos de material, mientras la dirección coruñesa ha despedido por "agresiones" a cuatro trabajadores, incluyendo al presidente del comité de empresa

Imagen de la protesta de un centenar de trabajadores de Alu Ibérica frente a la factoría / Twitter @TraballadoAlcoa

Imagen de la protesta de un centenar de trabajadores de Alu Ibérica frente a la factoría / Twitter @TraballadoAlcoa

Dos frentes abiertos en Alu Ibérica. La empresa que se quedó las antiguas plantas de Alcoa afronta una crisis de producción en la factoría de Avilés (Asturias), al mismo tiempo que recrudece la guerra laboral con los trabajadores gallegos tras haber despedido a cuatro de ellos, incluido el presidente del comité de empresa, con motivo de los disturbios «violentos» sucedidos el pasado 17 de diciembre en A Coruña.

Estos ceses no solo se han llevado por delante al presidente del comité, Juan Carlos López Corbacho, sino también a un delegado sindical y a otros dos trabajadores de la planta. La decisión se ha tomado en base a supuestas «agresiones cometidas contra otros compañeros» durante la jornada de protestas que provocó en su momento la apertura de expedientes sancionadores por falta muy grave, que finalmente terminaron en despido.

Desde el comité negaron cualquier acción violenta y justificaron que la huelga estaba motivada por el despido de una compañera, de quien exigieron la readmisión. Aunque esta versión contradice la aportada por la empresa y solo admite que hubo «momentos de tensión» y no ataques, la compañía ha tramitado los despidos y recuerda que «siguen abiertos los procedimientos penales iniciados a raíz de los ataques».

Desplome de la producción

La guerra laboral no es la única batalla abierta en Alu Ibérica. La caída drástica en la producción de la planta avilesina de San Balandrán acompaña las malas noticias para la marca, dejando las instalaciones asturianas vacías, según informa La Nueva España. Los boxes utilizados para almacenar la chatarra, con capacidad de entre 150 y 200 toneladas, han aparecido totalmente despejados durante los últimos días.

La imagen se da luego de meses de alertas de los bajos niveles de material por parte de los trabajadores, y apenas unos días después de que la Junta del Principado haya pedido en el pleno un rescate para Alu Ibérica. El texto fue presentado por el PSOE y pide al gobierno autonómico que intervenga en el plan de industria del Principado.