Cuatro ofertas por los activos en liquidación de la antigua Isidro de la Cal

A las propuestas por las plantas de Isidro 1952 presentadas por la coruñesa Frigorífica Botana y las viguesas Profand y Wofco se une el interés mostrado a los bancos por Iberconsa

Isidro 1952

Imagen de archivo de las bandejas de sushi elaboradas por Isidro 1952

La resurrección de la heredera de Isidro de la Cal está más cerca. Al menos, si se tienen en cuenta las ofertas de compra que hay sobre la mesa para hacerse con los activos de Isidro 1952, actualmente en proceso de liquidación. El plan aprobado por el Juzgado de lo Mercantil número uno de A Coruña a finales de septiembre abría un proceso de venta directa por parte de la administración concursal que ya tiene pretendientes. Al menos tres con propuestas formales, y otro en negociaciones directas con la banca acreedora.

Frigorífica Botana, Profand y Wofco son las tres empresas que han formalizado sus propuestas, según fuentes del proceso, y optan a hacerse con gran parte de los activos en liquidación de Isidro 1952, ubicados en el Polígono de Espíritu Santo, en Cambre. Esas instalaciones albergan las dos unidades productivas que salieron a la venta: la dedicada a la actividad de frío y la unidad en la que se elaboraban el sushi y los platos preparados.

La ofertas

La coruñesa Frigorífica Botana, una histórica del sector, se enfrenta en el proceso a la viguesa Profand, que se encuentra en plena digestión tras la compra de Caladero a Mercadona, y al joven grupo Wofco, también con sede en Vigo. Esas son las tres compañías que han presentado ofertas, pero habría otro actor, según las fuentes del proceso. Se trata de Iberconsa, que habría mostrado su interés por los activos de Isidro 1952 directamente a la banca acreedora, representada en este caso por el Santander.

La administración concursal de la histórica compañía optó en primer lugar por la venta directa, por resultar más ágil y, por tanto, “más incentivador para los potenciales interesados, y permitir reanudar la actividad de Isidro 1952 a la mayor brevedad”. El plan de liquidación establecía una primera fase de venta directa durante el plazo de tres meses. En el supuesto de que no resultase posible su realización en ese plazo, la administración concursal promoverá alternativamente o bien subasta extrajudicial voluntaria con intervención notarial o bien subasta notarial extrajudicial electrónica. A decir por las ofertas presentadas, ese escenario no llegará.

Las cargas financieras

Las ofertas directas por las dos unidades productivas establecen un precio mínimo de 700.000 euros. La administración concursal se mostró proclive por la venta conjunta de las dos actividades productivas, sobre las que pesan fuertes cargas financieras.

De hecho, sobre la planta pesan dos hipotecas de Banco Santander, que las heredó del Pastor, con una deuda viva de 8,6 millones una unidad y 2,18 millones la otra. Esa es la baza que estaría jugando Iberconsa al dirigirse directamente a la entidad de Ana Patricia Botín.  La planta dedicada a la actividad de frío está tasada en 5,4 millones y la unidad en la que se elaboraban el sushi y los platos preparados, en otros 8,5 millones. 

Las bazas

Heredera de la antigua Compañía Frigorífica que durante décadas prestó servicio a buena parte de los comercializadores de pescado y marisco del puerto coruñés, Frigobotana exporta actualmente a unos cuarenta países. Wocfo, por su parte, inició su andadura en el sector de productos del mar congelados en 2016, de la mano del exdirector general de Fandicosta. En apenas tres años ha logrado colocarse entre los veinte principales operadores superando los 100 millones en ventas.