El triple salto de Altia: supera los 2.000 empleados, crece en bolsa y se expande en Portugal

La consultora de Tino Fernández quiere contratar a casi 240 empleados en dos años mientras dispara sus beneficios y su facturación en Portugal tras digerir a Noesis

Tino Fernández

Tino Fernández, presidente de Altia, en una imagen de archivo

Altia pisa el acelerador. La consultora fundada por el expresidente del Real Club Deportivo de La Coruña, Tino Fernández, ha logrado sobreponerse a la crisis por el coronavirus y ha cuadruplicado sus beneficios en el primer semestre del año. La compañía disparó sus ganancias de 0,79 millones a 3,62 millones de euros en un periodo marcado por su escalada en bolsa y su expansión en Portugal.

Y es que las acciones de Altia se disparan un 16,4% en lo que va de 2021, lo que ha permitido incrementar su capitalización hasta los 185,7 millones de euros. Se trata de una cifra que multiplica por 23,7 veces a los 7,8 millones de euros que la firma espera anotarse en beneficios al término de este 2021 gracias, entre otras cosas, a su avance en Portugal de la mano de Noesis.

El factor Noesis

Casi dos años después de que sellase la compra de la firma lusa tras desembolsar 14 millones de euros la consultora encuentra en Portugal su mercado de mayor crecimiento. Sus ingresos en el país vecino se dispararon un 17,6% en los seis primeros meses del año y alcanzaron los 15,8 millones de euros. Representan el 26,1% del total de una cifra de negocio que retrocedió desde los 69,7 millones de euros hasta los 60,4 millones como consecuencia de “una operación de suministro de licencias no recurrente llevada a cabo en Altia en el primer semestre del año 2020 que no ha tenido continuidad en una operación de similares características en el 2021”.

La compra de Noesis se enmarca dentro del plan de expansión que Altia ha puesto en marcha y que ya le ha llevado a superar los 2.000 empleados en plantilla. «El plan plantea la incorporación de, al menos, 237 profesionales en el periodo 2021-2022″, revela la firma en la memoria semestral que ha remitido al Mercado Alternativo Bursátil (MAB). En ella explica, además que ha «pasado de 1.996 empleados en el primer semestre de 2020 a 2.103 al cierre del primer semestre de 2021, lo cual constituye la causa principal de que esta partida de gasto [los costes de personal] se incremente de 35,2 millones de euros en el cierre del primer semestre de 2020 a 38,1 millones de euros en el cierre del primer semestre de 2021».

Su plan de choque en Noesis

La compañía ha disparado su rentabilidad en un periodo en el que ha multiplicado por cuatro sus beneficios mientras sus ingresos caían. La firma ha logrado este resultado tras aplicar su particular plan de choque en su ahora filial portuguesa. «La estructura de Noesis era superior a la que se consideraba necesaria por el grupo en función del tamaño del negocio que se tenía en ese momento. También el proceso de integración a todos los niveles (comercial, financiero, recursos humanos, procesos) entre AltiaNoesis ha producido mejoras significativas, con numerosas sinergias y aplicación de políticas de contención de gasto en muchas de las cuentas que integran esta partida de la cuenta de resultados», explica la firma.

De hecho uno de los factores por los que el beneficio de Altia bajó de la barrera del millón de euros en el primer semestre de 2020 fue precisamente este plan de ajuste en Noesis. La consultora de Tino Fernández se anotó un ajuste contable por valor de 7,22 millones de euros en el patrimonio neto e inyectó 3,5 millones de euros en la firma lusa con el objetivo de reordenar su pasivo. Además, solo en los seis primeros meses del año pasado destinó 526.000 euros a indemnizaciones en el marco de la primera fase de reestructuración de plantilla.

«La deuda financiera se ha reducido significativamente como se verá más adelante en el presente informe por lo que la situación financiera de Noesis a cierre del ejercicio es significativamente mejor que la que tenía cuando se incorporó al grupo y se espera que esta mejora continúe hasta llegar a los niveles habituales de exposición que ha tenido el grupo hasta la fecha», recalca Altia sobre los efectos de este ajuste en Noesis.

Esta mejora ha permitido que la compañía refuerce su posición de caja. Según se desprende de sus últimos balances, Altia presenta una posición financiera neta de 4,8 millones de euros (frente a los 3,4 millones que notificaba al cierre de junio de 2020).