Ence promete 400 millones de inversión en Pontevedra si le garantizan la prórroga hasta 2073

La compañía presidida por Ignacio de Colmenares avanza inversiones por 395 millones para mejor la eficiencia de la fábrica de Pontevedra si se le garantiza su continuidad hasta 2073

Ence

Imagen de archivo de la biofábrica de Ence en Pontevedra

Ence promete inversiones millonarias en su biofábrica de Pontevedra si se garantiza su continuidad hasta 2073. La compañía presidida por Ignacio de Colmenares anuncia en un comunicado que dedicará un total de 395 millones de euros en mejorar la eficiencia, el ahorro de agua y la calidad ambiental de su complejo de Lourizán si se confirma la prórroga concedida por el Gobierno en el año 2016, informó la compañía.

Ence define como “prioridad” el hecho de mantener la actividad, el empleo y las inversiones de su biofábrica de Pontevedra como parte de su apuesta por Galicia, aunque reclama “seguridad jurídica» como “cualquier inversor”.

Y es que a las denuncias presentadas contra la prórroga de su concesión en Pontevedra, en las últimas semanas se ha sumado una nueva amenaza. En concreto, la compañía  recuerda que la modificación de la actual redacción del artículo 18.4 del proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética eliminaría la retroactividad de esta norma, «lo que sin duda facilitaría enormemente la situación y el futuro de esta planta, así como del importante volumen de empleo vinculado a ella en Pontevedra y en toda Galicia (más de 5.000 personas)».

Pontevedra, «referente» para Ence

Este artículo, de salir adelante sin las modificaciones propuestas por Ence, pondría en jaque la inversión de casi 400 millones de que consta en la última actualización de modificación del Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS), presentado por la empresa el pasado 5 de noviembre. En él se daba cumplimiento no solo a todos los compromisos adquiridos con la concesión de la citada prorroga, sino también de maximizar la eficiencia medioambiental, energética y operativa de esta planta.

De esta cantidad, cerca de 105 millones de euros se realizarían en un plazo máximo de cuatro años desde la obtención de las autorizaciones y permisos necesarios para su ejecución, mientras que el resto de las inversiones -unos 290 millones de euros– se irían acometiendo, paulatinamente, a lo largo de la vida de esta instalación.

El grupo papelero y de energías renovables subrayó así que tiene «grandes planes de crecimiento, expansión y excelencia medioambiental» depositados en esta biofábrica, que constituye «todo un referente» dentro de las plantas de producción de celulosa y que, de hecho, es una de las dos únicas de Europa cuyo proceso productivo está completamente libre del uso de cloro.

Los destinos de las inversiones

Las partidas de inversión identificadas cubren todas las áreas productivas y organizativas de esta biofábrica, con la idea de introducir mejoras en el parque de maderas, proceso de fabricación de la pasta de papel, caldera de biomasa y de recuperación, hornos de cal, ciclo del agua, minimización de las emisiones atmosféricas y del polvo y el ruido.

Además, la compañía tiene marcada en su plan estratégico la puesta en marcha de inversiones de hasta 100 millones de euros en sostenibilidad, flexibilidad y excelencia medioambiental en esta planta. Asimismo, incluye inversiones de 200 millones de euros destinadas a su eficiencia y su expansión.

En paralelo, la empresa ha invertido 132 millones de euros en esta instalación desde el otorgamiento de la prórroga, en 2016, hasta 2019. De esta cantidad cerca de 60 millones de euros forman parte del plan estratégico.