Ence promete una planta de 350 millones en As Pontes aunque tumben su fábrica de Lourizán

El grupo pastero irrumpe en Ferrolterra con una fábrica de biomateriales y papel tisú en terrenos de Endesa. Xunta y Ayuntamiento de As Pontes garantizan su apoyo, aunque González Formoso apunta a la importancia de que los proyectos no se diseñen con una excesiva dependencia de los fondos europeos

Ence valorizó más de un millón y medio de toneladas de biomasa en sus plantas de energía renovable en 2021

Ence proyecta levantar una fábrica de papel tisú en el concello de As Pontes, en instalaciones de la térmica de As Pontes

Hace poco menos de un año que la Audiencia Nacional asestó un duro varapalo a Ence en forma de sentencia, al aceptar los recursos de Greenpeace y del Ayuntamiento de Pontevedra en contra de la prórroga de la concesión de la pastera en la ría hasta 2073. El fallo cercenó la pretensión de la compañía de Ignacio de Colmenares y de la Xunta de Galicia de garantizar la pervivencia de la firma en Lourizán y, además, ponía en entredicho las tesis argumentadas por ambos actores de que no existía una ubicación alternativa. A lo largo de los últimos doce meses mucho se ha debatido sobre la posibilidad de encontrar otra localización para la biofábrica en Galicia. La cotizada ha rechazado de pleno esa posibilidad, también en el entorno de As Pontes, en A Coruña.

No obstante, este lunes, el consejo de administración de Ence ha trasladado a la Xunta de Galicia de forma pública que estudia un nuevo proyecto en As Pontes, en terrenos propiedad de Endesa. No se trata de una planta de celulosa, sino una planta de biomateriales y papel tisú que, aseguran, “será muy novedosa para Europa y para nosotros, ya que va a ser el primer proyecto que no va a utilizar madera como materia prima”. Se trata de un complejo de recuperación de papel y de cartón que produciría fibras recuperadas, con la posibilidad, dicen, de incluir en el proceso fibra virgen procedente de la factoría de Pontevedra. El proceso derivará “en papel tisú mixto, recuperado y virgen”.

Inversión de 350 millones de euros

La inversión del proyecto, millonaria: entre 330 y 350 millones de euros según las primeras estimaciones, que también indican que dará empleo a unas 150 personas de forma directa, además de a otras 400 relacionadas con empresas de mantenimiento y transportes y a más de 1.000 de forma indirecta. Sobre la inversión económica, los de Colmenares calculan unos 125 millones para la planta de fibra recuperada y unos 60 para la de papel tisú. La pretensión es que el proyecto sea “totalmente autosuficiente en energía térmica y eléctrica” y en “cogeneración”, con una inversión prevista para este apartado de 150 millones.

El presidente y consejero delegado de Ence indicó que este proyecto no es “una alternativa” a la planta de Lourizán, si bien el anuncio despertó las dudas a respecto de si el futuro de esta inversión, en cualquier caso, podía estar vinculada al mantenimiento de la pastera en Pontevedra. Distintas fuentes institucionales consultadas por Economía Digital Galicia negaron este extremo, indicando que las pretensiones de la cotizada son las de sacar adelante la fábrica de papel tisú con o sin la biofábrica de Pontevedra.

Así, Ence tratará de instalar su nueva fábrica en As Pontes mientras, en lo que respecta a Pontevedra, agotará todas las vías judiciales en defensa de la legalidad de la prórroga, sobre la que el Supremo deberá resolver tras admitir los recursos de casación del grupo al fallo de la Audiencia Nacional. De momento, la compañía ha provisionado unos 200 millones de euros en sus cuentas ante la posible salida de la ría.

Ayudas europeas

A pesar del anuncio, por el momento, el proyecto de As Pontes es una posibilidad que no está rematada. Ence está dispuesta a llevarlo a cabo con o sin Lourizán, asegurando por tanto su mantenimiento como empresa en Galicia. Sin embargo, aún hay que estudiar la viabilidad “técnica, financiera y económica” de la planta de biomateriales, para lo que se solicitarán cuestiones como puntos de conexión eléctrica y de agua. También será necesaria una recalificación de los terrenos en los que se asentará –propiedad de Endesa–, a industriales.

La noticia del proyecto de Ence ya cuenta con las bendiciones de la Xunta de Galicia. Este lunes, tanto Conde como Rueda aseguraron que se “volcarían” para garantizar que salga adelante. Han garantizado que ayudarán al grupo pastero en sus necesidades de evaluaciones, a la vez que buscarán su encaje en las ayudas europeas. Sobre la mesa, y según fuentes consultadas por este medio, están tanto los PERTES de Economía Circular y de Energías Renovables, como los fondos de Transición Justa.

Las potencialidades de As Pontes

El proyecto de Ence también ha sido acogido con buen grado por parte del Ayuntamiento de As Pontes, gobernado por Valentín González Formoso, también presidente de la Diputación de A Coruña y secretario xeral de los socialistas gallegos. El regidor indicó a Economía Digital Galicia que el plan cuenta con el apoyo de la administración local si bien pide “prudencia”, como con cualquier otro anuncio empresarial, hasta que no se resuelven las evaluaciones pertinentes.

Formoso ha destacado el potencial de Ferrolterra en general y de As Pontes en particular como un “pueblo con mentalidad industrial” en el que ya se valoraron en los noventa proyectos de transformación forestal, como Eurogalicia Forestal. Así, ha reividincado su valor como polo forestal, la comunicación con el puerto de Ferrol, la conexión con la Meseta a través de la autovía, el abastecimiento de gas natural gracias a Reganosa y, en un futuro, el potencial de la zona en cuanto a suministro de hidrógeno. Todo esto, al margen de la disposición de empleo cualificado en la zona. El regidor apunta, no obstante, la importancia de que los proyectos industriales que están surgiendo en la comunidad no nazcan con una excesiva dependencia de las ayudas europeas, de cara a garantizar su pervivencia.

Hay que recordar que Altri, la pastera portuguesa que proyecta una fábrica de fibras textiles de 800 millones en Palas de Rei, comunicó a sus inversores recientemente que espera captar el 25% de la inversión vía ayudas europeas.

A la espera del cierre de Endesa

El proyecto de Ence sale a la luz justo cuando la térmica de Endesa en As Pontes deja de quemar carbón de forma definitiva, a la espera de que el Ministerio de Transición Energética otorgue el plácet para el cierre oficial de la planta, solicitado en 2019. Los de José Bogas llevan ya tiempo, dentro de su plan Future-E, en conversaciones con distintas empresas para desarrollar proyectos en la zona que garanticen el mantenimiento del empleo.

Habría sido en el marco de este proceso en el que se produjeron las conversaciones con Ence, que ubicará su nueva fábrica, de salir adelante, en terrenos propiedad de la compañía eléctrica.