Endesa pide al Gobierno que acelere el cierre de As Pontes para captar fondos europeos

"A mayor celeridad en los procedimientos administrativos, menor incertidumbre en la gestión de las oportunidades de futuro", indica la dueña de la térmica, cuyas reservas de carbón están a punto de agotarse

Central térmica de As Pontes

Central térmica de As Pontes

Las reservas de carbón en la central térmica de As Pontes, en A Coruña, están a punto de acabarse mientras que Endesa apremia al Gobierno a cerrar la autorización administrativa mediante la que podrá proceder a la clausura definitiva de la histórica planta.

Endesa solicitó el cierre de la central en el año 2019. Desde entonces, asegura que «está trabajando en superar los inconvenientes laborales y sociales que tenga el cese de actividad», recibida ya la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva, y a la espera de la resolución administrativa.

«A mayor celeridad, menos incertidumbre»

Los de José Bogas insisten en que cuanto antes se tramite la solicitud de cierre, más posibilidades habrá de lograr captar fondos europeos. Inciden en que «a mayor celeridad en los procedimientos administrativos, menor incertidumbre en la gestión de las oportunidades de futuro» que gestionan «con el objetivo de captar proyectos y fondos europeos«.

Desde la compañía también exponen que esta situación de espera «no es la idónea para la zona, ya que cuanto antes culmine la tramitación, antes se vislumbrará el futuro de As Pontes y Galicia».

Más empleo que en la actualidad

Según Endesa, «el desmantelamiento de la planta de As Pontes generará más empleo del que sustenta su operación parcial y permitirá avanzar en los proyectos de futuro» y que la auxiliares que actualmente prestan sus servicios en estas instalaciones «podrán continuar vinculadas a Endesa realizando tareas de predesmantelamiento«.

Todo esto mientras la térmica de As Pontes está ya cercana a volver a su apagón oficioso, ya que las 240.000 toneladas de carbón procedente de Indonesia que llegaron hace meses al puerto exterior de Ferrol están cerca de agotarse.

«La contribución de la térmica de As Pontes a paliar la situación del mercado energético resulta desafortunadamente muy limitada«, indican fuentes de la compañía, que inciden en que «la singularidad de la instalación y las certificaciones que su funcionamiento seguro y eficiente requieren, hacen que resulte complejo mantenerla oficialmente disponible sin realizar importantes inversiones que no se podrán amortizar».