Enrique Orge: «En Calvo preparamos el futuro de la conserva después del Covid-19»

El director general de la empresa en Europa se muestra orgulloso de no haber tenido que cerrar ninguna planta y de haber sido capaces de abastecer a la población durante la pandemia

Enrique Orge, director general de Calvo para Europa. EFE

Enrique Orge, director general de Calvo para Europa. EFE

La pandemia de la Covid-19 se ha llevado por delante muchos negocios, obligando a cierres o dejando su economía dañada. No es el caso del Grupo Calvo. El director general de la empresa en Europa, Enrique Orge, mostró en una conversación con este medio el orgullo por no haberse visto forzados a cerrar ninguna fábrica a pesar de las dificultades. 

“Fue duro porque tuvimos que cambiar todo en las fábricas; la forma de relacionarnos, activar unos protocolos muy exigentes, la manera de trabajar… pero aun así hemos sido capaces de seguir abasteciendo a la sociedad”, reflexiona Orge. Así, cierran el año 2020 con un “balance positivo” por haber enfrentado con éxito el desafío y enfilar con ganas el año que acaba de comenzar. 

Casi inmunes a la pandemia

El director general en Europa de la conservera considera que dentro de lo que cabe han sido “unos privilegiados” porque la industria de la alimentación no ha sufrido tanto con la pandemia como el sector turismo o la hostelería. Durante los primeros meses del confinamiento se registró el llamado “efecto alacena vacía”, que llevó a los españoles a llenar sus cestas de productos básicos que incluían conservas en muchas ocasiones. 

Aunque la percepción fue así en los supermercados, lo cierto es que ese pico en la compra de conservas “se fue diluyendo” según fue avanzando el año y la pandemia, por lo que al final no dio beneficios significativos. En Italia, país donde también opera Calvo bajo la histórica marca Nostromo, «el pico fue un poco más acusado», pero descendió también sin dejar grandes datos. 

Tampoco la Navidad fue capaz de subsanar el golpe de la Covid-19. Aunque Orge señala que los productos de la empresa “no son estacionales”, lo cierto es que se esperaban números más sobresalientes en esas fechas porque “muchos platos que se toman en esas fiestas están compuestos de pescado y atún”. 

El cierre intermitente de la hostelería en todo el territorio español, sujeto siempre a restricciones cambiantes por zonas, afectó a la división de Calvo que se encarga de abastecer a este tipo de locales. “En ese sentido nos ha afectado mucho, con una caída de ventas importantísima. Percibimos además desde marzo una caída de ventas a clientes que se dedican que fabricar productos para vender luego en establecimientos”, apunta Orge. 

Renovación para 2021 

La empresa comienza este nuevo año con una importante renovación en sus latas de atún. Este jueves han presentado un nuevo envase de más fácil apertura, con menos aceite, más sostenible y con tecnología “vuelca fácil” que destierra al tenedor como el utensilio indispensable que era para extraer el atún de la lata.  

Calvo tiene grandes esperanzas depositadas en esta apuesta para mejorar los números del año anterior y cerrar 2021 con todavía un mejor balance.