El Celta recorta ingresos un 30% y prevé números rojos por el Covid-19

El presupuesto del club vigués baja de 105,2 a 70,3 millones y cerrará la temporada 2020-21 con sus primeras pérdidas en 12 años por la pandemia

El Celta recorta ingresos un 30% y prevé números rojos por el Covid-19

Una de cal y otra de arena para las cuentas del Real Club Celta de Vigo como consecuencia del coronavirus. El club presidido por Carlos Mouriño prevé cerrar la temporada 2020-21 con los primeros números rojos desde la campaña 2008-2009.

El Celta de Vigo ha recortado su presupuesto un 30% hasta situarlo en los 70,3 millones de euros ante el golpe del coronavirus, que lleva a la entidad a vaticinar que cerrará su ejercicio fiscal con unas pérdidas por valor de entre 10 y 12 millones de euros en una campaña marcada por la imposibilidad de los aficionados de acudir a los estadios.

Así será el golpe a sus cuentas

Esta cifra podría elevarse en el caso de que acuda al mercado invernal en busca de refuerzos para dar un golpe de timón y abandonar los puestos de descenso, ya que el club es el colista de Primera División.

Esta situación provocará que los resultados por traspasos de jugadores dejen de ser el principal pilar de su cuenta de resultados. En concreto, el club había obtenido plusvalías de 34,8 millones de euros por este concepto en la temporada 2019-20 y de 28,7 millones de euros en la 2018-19, convirtiéndose en su principal partida de ingresos junto a los derechos audiovisuales, que habían escalado de 51,6 a 52,4 millones de euros y habían impulsado su facturación por encima de los 100 millones de euros.

Salva su primer año con Covid-19

El club vigués cerró la temporada pasada con un presupuesto superior a los 100 millones de euros por primera vez en su historia y a pesar del golpe que el Covid supuso durante el tercio final de la temporada, la firma llevará a su junta general de accionistas del día 18 de diciembre la aprobación de unas cuentas anuales de la temporada 2019-20 que arrojan un beneficio neto de 10,7 millones de euros.

Las ganancias del conjunto olívico, que no se aseguró su permanencia en la máxima categoría del fútbol español hasta la última jornada, se reducen, eso sí, hasta la mitad respecto a los 21,4 millones de euros que se embolsó en la temporada 2018-19.