Hacienda deja fuera de la lista de paraísos fiscales a Panamá y Luxemburgo, entre los países que más invierten en Galicia

El borrador de orden ministerial de Hacienda no incluye como paraíso fiscal a Panamá, a diferencia de Bruselas; este país y Luxemburgo mueven casi 50 millones al año en inversiones en Galicia

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ofrece declaraciones a los medios, a su llegada a una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ofrece declaraciones a los medios, a su llegada a una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados. Carlos Luján – Europa Press

Luxemburgo y Panamá se salvan de la lista negra del Ministerio de Hacienda. Los dos países, que figuran en el top 10 de mayores inversores en Galicia, no figuran entre los 24 Estados que el departamento que encabeza María Jesús Montero señala como paraísos fiscales en el borrador de orden ministerial que se encuentra actualmente en tramitación.

En el listado sí aparecen territorios británicos como la Isla de Man, las Islas Vírgenes Británicas, Guernsey, Gibraltar o Jersey, así como países caribeños entre los que se encuentran Anguila, Barbados, Bermuda, las Islas Caimán o Trinidad y Tobago.

Todos estos territorios tienen para Hacienda «la consideración de jurisdicciones no cooperativas», una etiqueta de la que se libran, sin embargo, Luxemburgo o Panamá. Ambos países se encuentran entre los ocho que mayores cantidades han invertido en Galicia desde el año 2018, tras movilizar una inversión conjunta de 277,5 millones.

De hecho, la propia Panamá sí figura en el listado de paraísos fiscales para la Unión Europea. Bruselas considera «pernicioso» su sistema tributario. Por el contrario, desde Hacienda destacan que la actualización anual de este regristro de países «garantiza una respuesta firme y actualizada frente a la utilización de dichos países y territorios con fines defraudatorios».

Las inversiones desde Panamá y Luxemburgo en Galicia

De esta forma, el borrador de Hacienda deja fuera a un país como Panamá, que ha movido 20,5 millones de euros con destino a Galicia desde 2018, de los cuales 15,8 millones se canalizaron en 2021. Los flujos que se han dirigido de Panamá a la comunidad gallega en los últimos cinco años tan solo han sido superados por los 28,2 millones de euros de Bélgica, los 28,9 millones de Reino Unido, los 45,8 millones de México, los 65,8 millones de Francia, los 100,2 millones de Austria o los 257,1 millones de Luxemburgo.

Este último es el segundo país que mayores inversiones ha canalizado a la comunidad gallega desde el año 2018. Y es que los 257,1 millones de euros movidos desde entonces tan solo son superados por los 525,3 millones de Portugal. La mayor parte de la inversión de Luxemburgo en Galicia se articuló en 2021, año en el que se movieron 157,3 millones de euros, lo que representa un 70,5% del total de ese ejercicio.

A Luxemburgo derivó en 2020 Votorantim (dueña de Cementos Cosmos y Corporación Noroeste) el negocio en Sudamérica que hasta entonces controlaba desde Vigo. También en este país cuenta con sede propia el fondo Sixth Street Partners, que irrumpió en Galicia en el año 2019 con la compra a Ferroatlántica del antiguo complejo de Cee-Dumbría y diez mincentrales hidráulicas.

Además, un fondo luxemburgués aterrizó ese mismo ejercicio en la sanidad gallega. Se trata de River Rock, que se hizo con una participación del 16,67% de la Sociedade Concesionaria Novo Hospital de Vigo, que controla el Álvaro Cunqueiro.

A vueltas con la fiscalidad

Las calificaciones sobre el sistema tributario de Luxemburgo han venido siendo objeto de polémica en los últimos años. Tanto es así que un informe de Tax Justice Network lo situaba el año pasado como como el décimo mayor paraíso fiscal del mundo. Los tres primeros lugares de este ranking iban a parar a territorios vinculados a la corona británica (Islas Vírgenes, Islas Caimán y Bermudas), que precedían en la lista a Países Bajos, Suiza y Luxemburgo.

«Países Bajos, Suiza y Luxemburgo juntos suministran casi el 15% de los abusos de impuestos corporativos globales, pero se excluyen automáticamente de la lista negra europea. La UE no puede reconstruirse después de la pandemia si sigue ignorando la trampa del paraíso fiscal bajo sus pies», reivindicaba el informe.