La ampliación de la mina de Varilongo coge fuerza: la reserva de wolframio desborda las previsiones

La minera Rafaella Resources ve una "oportunidad considerable para expandir" el yacimiento de Varilongo mientras ultima su reapertura para este mismo año

Varilongo

La mina de Varilongo que Rafaella Resources quiere reabrir

Enésimo espaldarazo a la reapertura de la mina de Varilongo. La compañía australiana Rafaella Resources ha completado los trabajos de perforación en el yacimiento ubicado en Santa Comba con nuevos resultados récord.

«Los trabajos de perforación han confirmado que el yacimiento de Santa Comba ofrece una oportunidad considerable para expandir el proyecto», ha revelado el CEO de la compañía, Steven Turner, que asegura que se han descubierto nuevas zonas con wolframio tras realizar 37 perforaciones en un área de 5.800 metros cuadrados.

Es por ello que la compañía avanza que en el plazo de un mes hará pública su nueva estimación de recursos. La última, realizada en el año 2012, apuntaba a que en el interior de este yacimiento se encontraban un total de 10,6 millones de toneladas con un 0,17% de trióxido de tungsteno, una cantidad que en las próximas semanas recibirá, previsiblemente, un nuevo empujón y allanará la reapertura de la mina este mismo año.

Las previsiones de Rafaella Resources apuntan a que registrará sus primeras ventas con los minerales extraídos de este yacimiento a partir de 2021, año en el que, además, se instalará una planta piloto de procesado que sustituirá a la existente, que acumula 36 años sin uso (desde su cierre en 1985).

Casi seis millones de inversión y una ampliación

La hoja de ruta de Rafaella Resources contempla una inversión de 5,9 millones de euros para extraer entre 150.000 y 200.000 toneladas anuales de «minerales de grado superior» del histórico yacimiento (en su mayoría, estaño y wolframio), cuyo valor de mercado podría llegar a los 160 millones de euros en el próximo lustro.

Esa es la previsión más optimista que baraja la compañía, que ha asumido como escenario base una facturación de 117 millones de dólares (unos 97 millones de euros) y un ebitda de 47,4 millones de dólares (39,5 millones de euros) a lo largo del próximo lustro.

Estas ventas arrancarán en 2021 y alcanzarán, según las estimaciones de Rafaella Resources, los 28 millones de dólares (unos 23 millones de euros) en 2022 y los 20 millones de euros en 2023, ejercicio en el que activará la segunda fase de su hoja de ruta. En concreto, la compañía se marca ese año como referencia para la ampliación de la mina, una cuestión para la que aún debe recibir la luz verde de las administraciones. «Esta solicitud de permisos debe incluir una nueva evaluación de impacto ambiental ya que afecta a un nuevo área. Parte de los trabajos para la evaluación de impacto ambiental y otros proyectos ya han comenzado para acortar el calendario de permisos».