La dueña de la concesionaria de la AP-9 también reclama a la Xunta que la indemnice por el Covid

El grupo de infraestructuras ha iniciado contenciosos contra la Xunta y el Gobierno para exigir compensaciones por la caída de tráfico en cuatro autopistas debido a las restricciones provocadas por el Covid

Inauguración de la ampliación de la AP-9 en Santiago con Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo

Inauguración de la ampliación de la AP-9 en Santiago con Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo

Itínere, el grupo de infraestructuras que controla la concesión de la AP-9 y de otras dos autopistas en Galicia, ha iniciado demandas contra la Xunta y el Ministerio de Transportes para reclamar compensaciones por el tráfico perdido a causa del Covid y las restricciones a la actividad aplicadas por las distintas administraciones para evitar la propagación del virus.

Era conocida ya la reclamación en la AP-9, la vía que une Ferrol con la frontera portuguesa, a través de la concesionaria Audasa. La memoria de Itínere correspondiente al ejercicio 2020 que hizo pública la pasada semana desvela que siguió el mismo procedimiento en otras tres autopistas gestionadas por el grupo. Dos de ellas afectan directamente a Galicia ya que son las que opera Autoestradas, la concesionaria de la compañía para la AG-55 (A Coruña-Carballo) y la AG-57 (Puxeiros-Val Miñor). La tercera es la AP-66 que conecta León con Campomanes, en Asturias.

«Las sociedades concesionarias Audasa, Autoestradas de Galicia y Aucalsa han interpuesto demandas contencioso-administrativas solicitando a sus respectivas administraciones concedentes el restablecimiento del equilibrio económico financiero de sus contratos de concesión. El fundamento de esta solicitud es el ejercicio de un derecho contractual al mantenimiento del citado equilibrio basado en la aparición de circunstancias imprevisibles y extraordinarias, y en la adopción, por las distintas administraciones, de medidas que han imposibilitado la ejecución de los contratos en los términos previstos, toda vez que las sociedades concesionarias han mantenido su plena actividad por tratarse de infraestructuras críticas de transporte», explica Itínere en su informe de gestión.

Autoestradas perdió 3,5 millones de ingresos con el Covid

A este blindaje tendrá que hacer frente la Xunta, titular de las dos autopistas gestionadas por Autoestradas de Galicia, mientras que el resto son de titularidad estatal, incluida la AP-9 pese a la reiterada petición al Ejecutivo central de su transferencia. Itínere, inmersa en una guerra accionarial por el control del grupo entre Globalvía y Corsair, no detalla las cuantías reclamadas para paliar el golpe del Covid en su equilibrio financiero. Audasa, la concesionaria de la AP-9, había estimado la pérdida desde el primer estado de alarma hasta el 30 de septiembre de 2020 en 46,2 millones. La principal autopista gallega supone el 70% de los ingresos de la compañía, lo que hace pensar que el resto de reclamaciones serán menores.

La dueña de la concesionaria de la AP-9 también reclama a la Xunta que la indemnice por el Covid

Autoestradas de Galicia obtuvo 15,2 millones de ingresos en 2021 y 12,3 millones en 2020. En el ejercicio que estalló la crisis sanitaria las AG-55 y la AG-57 perdieron 3,7 millones de tránsitos y unos 2.400 vehículos diarios. Esto se tradujo en una pérdida de unos 3,5 millones en el volumen de ingresos. En el caso de Aucalsa, la cifra de negocio cayó en 11 millones el año del Covid.