Las apuestas deportivas batieron su récord en Galicia antes del Covid

Alerta en el sector del juego, que advierte de que sus ingresos han caído más de un 50% en lo que va de año por causa de la pandemia

Las apuestas deportivas batieron su récord en Galicia antes del Covid

La crisis del Covid-19 ha impactado de lleno en el sector del juego, tocado fuertemente no solo por las restricciones en casinos y bingos, sino por los cierres de la hostelería, que alberga muchas de sus máquinas B. La patronal Cejuego —integrada, entre otros, por los gigantes gallegos Luckia y Comar– aseguró que los ingresos del sector han caído en más de 50% en lo que va de año. Alertan de que el consumo aún puede derrumbarse más debido a la nueva contracción aparejada a la segunda ola de la pandemia.

El director general de Cejuego, Alejandro Landaluce, presentó este martes el Anuario del Juego en España 2019-2020, elaborado en colaboración con la universidad Carlos III de Madrid.

Explica Landaluce que el subgrupo dentro del sector donde el descenso de recaudación ha sido más acusado es, precisamente, el de las máquinas B de salones y hostelería (que tiene una especial incidencia en la comunidad gallega). Según Cejuego, las empresas aún no se habían recuperado de la crisis de 2008, aunque las cifras se mantuvieron estables los dos últimos años. Hasta ahora. En 2019, en el conjunto de España, el juego movió el año pasado 35.665 millones de euros, 10.226 de ‘juego real’, es decir, la diferencia entre las cantidades jugadas y los premios otorgados. De ese total, 4.590 millones se corresponden con juego público (Loterías y Apuestas del Estado).

El juego en Galicia

Pero, ¿cuál es la radiografía del juego en la comunidad gallega? Según los datos recopilados en el anuario de Cejuego, el juego real en la comunidad durante el pasado año ascendió a 539 millones de euros. De esta cantidad, 276 millones proceden de loterías estatales, mientras que 161 millones son de máquinas B.

En lo que tiene que ver con las apuestas deportivas, que en los últimos tiempos habían suscitado muchas críticas en la comunidad por parte de movimientos sociales que denunciaban su proliferación en barrios, el sector alcanzó su particular récord en 2019. Según Cejuego, en apuestas deportivas de las denominadas ‘de contrapartida‘, Galicia movió el pasado año, antes de la irrupción del Covid, que también supueso el parón de la actividad deportiva, 155 millones de euros, frente a los 146 de 2018. Es decir, que en un ejercicio registró un incremento del 6%. Desde 2015, las cantidades que se juegan en la comunidad en este tipo de apuestas crecieron un 34,7%.

En el segmento de las apuestas deportivas Luckia,Comar, Codere, Sportium y Reta son las compañías mejor implantadas en la comunidad gallega, donde también operan, en menor medida, Orenés, Kirolbet y Bwin.

El ‘juego real’ de las apuestas

El propio informe indica la buena acogida que este tipo de apuestas tiene en comunidades del norte. Aunque la palma se la lleva Madrid, con 425 millones jugados en apuestas deportivas de contrapartida, la cifra en País Vasco asciende a 378 millones de euros. En Galicia, las cantidades jugadas son similares a las de Cataluña, que en 2019 sumó 159,7 millones en circulante.

No obstante, los márgenes son mucho más pequeños. El denominado juego real de las apuestas deportivas en Galicia se queda en 32 millones de euros, un 8% más, eso sí, que el año anterior. Esto representa una cantidad de 11,8 euros jugados por habitante (por encima de la Comunidad de Madrid, que juega 10,37 euros/habitante).

El sector se reivindica

El juego ha aprovechado la presentación de este anuario para reivindicar sus números. Indica la patronal que el sector, que da empleo a 84.797 personas en España (47.047 al sector privado y 37.770 al público), aportó 1.137 millones a las autonomías en impuestos especiales en 2019 (unos 52,7 millones en Galicia). 

El director de Cejuego ha asegurado, además, que el 85% de la plantilla del sector está trabajando