Liberty, más cerca de ThyssenKrupp en Alemania mientras la SEPI y Alcoa negocian en España

Mientras Liberty continúa su operación para hacerse con el negocio de acero de ThyssenKrupp, la plantilla de San Cibrao sostiene que podría entrar en la planta de A Mariña "antes de abril" si las negociaciones entre Alcoa y Gobierno fructifican

Sanjeev Gupta

Sanjeev Gupta, fundador de Liberty House Group

La plantilla de Alcoa en San Cibrao ve más cerca la consecución de una solución para la factoría de A Mariña que no conlleve ni la destrucción de empleo ni la paralización de la actividad. La pasada semana, los trabajadores de la planta votaron a favor de levantar la huelga, al menos durante un periodo de tres meses en los que la multinacional americana, de nuevo, retomará negociaciones de venta con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Este martes, el presidente del comité de empresa de Alcoa en Lugo, José Antonio Zan, mostró su optimismo. No solo a respecto de que la SEPI y la multinacional del aluminio lleguen a un acuerdo, también sobre la posterior entrada en el negocio de Liberty House, del conglomerado británico GFG Alliance. El sindicalista manifestó su confianza en que “antes de abril” se alcance un acuerdo para que sea, en este caso, el organismo dependiente del Ministerio de Industria el que traspase la planta de aluminio primario a Liberty.

A la espera de Alcoa, según los sindicatos

El presidente del comité de empresa indicó que los de Sanjeev Gupta siguen “interesados en la compra” y ha insistido en que “sin Liberty” en la ecuación, la venta no tendría “mucha viabilidad”, por lo que ha agradecido “los ocho meses de espera” de los británicos. “Eso para nosotros es muy importante porque, si no, estaríamos en una posición muy difícil”.  Alcoa y Liberty llegaron a negociar de forma directa el traspaso de la factoría de San Cibrao, aunque en septiembre del año el plazo marcado para llegar a una entente expiró sin acuerdo. Los estadounidenses insistieron en que las peticiones de los británicos no eran razonables y en que, en aquella altura, estaban dispuestos a vender la planta por el precio simbólico de un euro, además de desembolsar más de 90 millones para garantizar su continuidad.

En cualquier caso, y si bien todas las fuentes consultadas coinciden en que Liberty mantiene su interés en la planta de aluminio primario de San Cibrao por la que, ahora, negociará la SEPI con Alcoa, lo cierto es que los británicos no pierden el tiempo en la espera y continúan de compras. El pasado lunes, de hecho, Liberty Steel, la rama de la compañía dedicada al acero, informó de que había presentado una “oferta firme” por la división de acero del gigante alemán ThyssenKrupp en Europa.

Según indican, la nueva oferta se base en los resultados del proceso de due diligence llevado a cabo en los últimos meses. El precio de la oferta firma no ha trascendido. Fue el pasado octubre cuando Liberty informó de que había realizado una oferta no vinculante para adquirir los activos de ThyssenKrupp Steel Europe, en pleno proceso de reestructuración.

Siete compras cerradas desde el otoño

Al margen de lo que ocurra con Alcoa, la expansión en los últimos años de Liberty es notable. Este mismo mes de enero, la compañía de Sanjeev Gupta anunció la adquisición de su primera acería en Polonia, una de las más grandes del país. También el 4 de enero, recién arrancado el año, cerró de forma oficial la compra de la fundición de Tasmanian Electro Metalurgical Company (Temco), impulsada por energía hidroeléctrica en Bell Bay, en el norte de Tasmania. La operación venía fraguándose desde el pasado mes de agosto y se rubricó en el arranque del año. Gupta señaló que el objetivo de esta compra es afianzar la cadena de suministro del grupo.

El pasado mes de noviembre, GFG, con intereses tanto en el mercado del acero como en el del aluminio, adquirió también las plantas americanas de Solon Specialty Wire y Shapped Wire, ubicadas en Ohio. Solon es un fabricante de alambre de acero trefilado y productos de aluminio que se centra en soluciones para clientes de los mercados de la automoción, la fibra óptica y el envasado de medicamentos.

Unos meses antes también cerró la adquisición de otros dos nuevos activos, en este caso en Francia y relacionados con el sector del acero: el negocio de France Rail Industry (Hayange) y la acería Ascoval. En el país galo cuenta con la factoría de aluminio primario de Dunkerque, adquirida al gigante mundial Riotinto.

El pasado octubre, Alvance, la división de aluminio bajo en carbono de GFG, anunció que acaba de «completar la compra» del tren de laminación y reciclaje de aluminio de Duffel, una planta situada cerca de Amberes, en Bélgica. El conglomerado dueño de Liberty llevaba casi un año ultimando esta nueva adquisición.  Habrá que esperar para ver si, finalmente, el grupo británico se hace o no con la única fábrica de aluminio primario que queda activa en España.