Mouriño hace caja en el Celta: 108 millones de beneficios en ocho años

El club vigués cerró la temporada pasa con unas ganancias de 10,7 millones que amplían a 108 millones el beneficio desde su ascenso a Primera División

Mouriño hace caja en el Celta: 108 millones de beneficios en ocho años

El Celta de Vigo saca oro de su participación en Primera División. El conjunto celeste atraviesa su novena campaña consecutiva en la máxima categoría del fútbol español en una andadura en la que, además de quedarse a las puertas de un título como la Europea League de la temporada 2016-17 en la que fue finalista, ha logrado dejar atrás sus estrecheces económicas para acumular un beneficio superior a los 100 millones de euros.

El club presidido por Carlos Mouriño llevará a su junta general de accionistas de diciembre la aprobación de unas cuentas anuales relativas al ejercicio fiscal 2019-20 en las que se refleja un beneficio neto de 10,7 millones de euros. Con estos nuevos resultados positivos, el Celta de Vigo encadena once años sin números rojos y amplía a 108 millones de euros las ganancias acumuladas desde su retorno a Primera División tras el ascenso cosechado en la campaña 2011-12.

Su mejor resultado anual durante este periodo fue el cosechado precisamente en la temporada 2016-17, en la que además de quedarse a un paso de levantar su primer título, el club vigués logró un beneficio récord de 23,1 millones de euros, gracias a los ingresos por competición generados por la Europa League. Estas ganancias superan a los 21,1 millones de la temporada 2018-19 o los 14,8 millones de la 2014-15.

Derechos televisivos y plusvalías por traspasos

El Celta de Vigo ha logrado dar un giro de 180 grados a su cuenta de resultados y dar carpetazo al concurso de acreedores en el que entró en 2008 con un pasivo superior a los 87 millones de euros. El club presidido por Carlos Mouriño, que, pese a todo, no reparte dividendo alguno, ha sostenido sus beneficios millonarios sobre dos pilares. El principal son los ingresos por derechos audiovisuales. Por esta partida se embolsó 52,4 millones de uros durante la temporada 2019-20, lo que supone prácticamente la mitad de un presupuesto de 105,2 millones. 

Pero a estas cantidades se suman las plusvalías obtenidas en el mercado de traspasos gracias a la revalorización de jugadores como Maxi Gómez (ahora en el Valencia), Stanislav Lobotka (actualmente en las filas del Napoli) o Borja Iglesias (jugador del Betis). El conjunto celeste logró unas plusvalías por valor de 34,8 millones de euros por este concepto en la temporada 2019-20 y de 28,7 millones de euros en la 2018-19, de modo que sin estos ingresos, el club habría continuado en números rojos.

Curvas para esta temporada

El Celta de Vigo llevaba desde 2009 sin cerrar un ejercicio fiscal con pérdidas hasta que el coronavirus se ha topado en su trayectoria. El conjunto vigués maneja un presupuesto de 70,3 millones de euros (un 33,1% inferior al de la campaña pasada) y prevé cerrar con unos números rojos que se situarían entre los 10 y los 12 millones de euros.

Parte de este resultado vendrá determinado por el papel que el conjunto gallego ejerza en la nueva ventana de traspasos que se abre el mes de enero. Con el equipo clasificado en la última posición de la tabla, el club probablemente acabe acudiendo al mercado en busca de refuerzos invernales, una situación que provocará que las plusvalías que venía logrando con sus traspasos en los últimos años se acabe dando la vuelta.

El Celta cerró el mercado de fichajes de verano con tres jugadores de los que solo abonó traspaso por uno (Miguel Baeza), por el que pagó 2,5 millones de euros. Se trata de una cantidad idéntica a los 2,5 millones de euros que, según Transfermarkt, se embolsó por el traspaso de Pione SIsto al Midtjylland danés, lo que deja el contador a cero en la que hasta ahora era la segunda pata de su cuenta de resultados.