Repsol, Naturgy y Enagás desvelan sus miedos con el ‘bum’ del hidrógeno verde

Advierten que no se puede incorporar a cualquier industria por su elevado coste, que las plantas pequeñas no son rentables y que requiere de un plan de incorporación para no provocar distorsiones en el mercado eléctrico

Junta de accionistas de Repsol

Junta de accionistas de Repsol

Responsables de Repsol, Naturgy y Enagás participaron este jueves en un encuentro organizado por IESE sobre la energía para abordar la incorporación del hidrógeno verde a las empresas, un asunto clave en plena oleada de proyectos al calor de la descarbonización y el impulso que, a nivel europeo, se está dando a las renovables.

A pesar del furor inversor con el que las empresas han presentado iniciativas de hidrógeno verde, la jornada sirvió también para identificar los problemas de una tecnología que todavía tiene elevados costes y que necesita una estrategia de implantación para ser verdaderamente útil para la industria, según concluyeron los ponentes.

El 70% del coste es electricidad

El director ejecutivo de Transformación Industrial y Economía Circular de Repsol, Juan Abascal, advirtió que el hidrógeno verde no puede hacerse atractivo “en base a las ayudas”, por lo que hay que trazar un plan inteligente de incorporación a la industria. Aseguró que, a día de hoy, no se puede incorporar a cualquier empresa por su elevado coste. Abascal considera que debe hacerse en industrias en que sea fácil escalar la tecnología con las ayudas adecuadas y que luego el ahorro de costes pueda llegar a otras industrias más expuestas a la competitividad exterior.

También ha recordado que el 70% del coste de producir hidrógeno verde es la electricidad y ha citado aspectos que puedan afectar a su desarrollo, como que los criterios sean muy estrictos y sea necesario un gran desarrollo renovable asociado a su producción.  Eso no lo haría rentable y generaría, además, distorsiones en el mercado eléctrico no fáciles de manejar, al tiempo que ha recordado que la industria necesita un flujo continuo de hidrógeno y no sólo de las horas en que funciona una fotovoltaica asociada.

Finalmente, apuntó que para el desarrollo del hidrógeno verde tiene que haber predictibilidad de la demanda.

La necesidad de que sea rentable

El director general de Renovables, Innovación y Nuevos Negocios de Naturgy, Jorge Barredo, advirtió que hay que generar el hidrógeno verde de forma que sea lo más barato posible, al tiempo que ha señalado que actualmente en proyectos muy pequeños los números son menos rentables, con una diferencia abismal, respecto a los de las plantas grandes.

Por eso, ha invitado a no dogmatizar y a «abrir la mente» para generar un hidrógeno competitivo y que se pueda llevar al mercado cuanto antes, porque las ayudas para el desarrollo de hidrógeno van a ser una cosa transitoria. También ha dicho que esas ayudas que se han dispuesto no van a ser más del 40% de los proyectos, mientras que entre el 60% y el 70% de la inversión tendrá que ser privada, lo que requiere rentabilidad.

Los horarios de producción

El director de Transformación e Hidrógeno Verde de Enagás, Antón Martínez, ha mostrado su preocupación por que haya un criterio muy restrictivo de casación horaria, que haría que las plantas de producción de hidrógeno sólo pudieran funcionar pocas horas, lo que no sería especialmente favorable para el despliegue de esa tecnología. Ha añadido que, si se depende sólo de cuando haya sol, no va a ser fácil vender al sector industrial.

En cuanto a España como exportador de hidrógeno verde, Martínez cree que puede serlo pero en el medio plazo, pues en un primer momento el hidrógeno verde que se produzca será para sustituir al gris (producido a partir de hidrocarburos) y otros combustibles fósiles.