Tino Fernández tiene como clientes en Altia a diez de las 20 mayores empresas de Galicia

Además de su conocida relación con Inditex, la tecnológica del expresidente del Deportivo tiene en su cartera de clientes a Megasa, Nueva Pescanova, Finsa o Hijos de Rivera

Tino Fernández, presidente de Altia

Tino Fernández, presidente de Altia

Altia, la consultora tecnológica de Tino Fernández, cerró su último ejercicio con 126 millones de ingresos y un beneficio de 8,7 millones. Desde hace ya varios ejercicios, la compañía decidió preservar los márgenes en un entorno ferozmente competitivo, lo que en ocasiones le acarrea perder contratos, por lo que no es infrecuente que la facturación cayera un 3% mientras que le beneficio neto se elevó un 41%. Sin embargo, en el último ejercicio este balance se debió a una operación de suministro de licencias no recurrente que realizó Altia en 2020, sin la cual los ingresos se habrían elevado un 7% el año pasado.

Aunque habitualmente se asocia la empresa del ex presidente del Deportivo a los contratos públicos por proyectos como el Coruña Smart City o las múltiples adjudicaciones de la Xunta, lo cierto es que solo un 30% de la facturación de la compañía procede de las distintas administraciones. El resto son encargos de empresas privadas y entidades financieras, entre ellas, algunas de las más importantes empresas de Galicia. De hecho, la tecnológica ha trabajado para diez de los 20 mayores grupos de la comunidad, tanto por volumen de negocio como por activos.

Stellantis y los dos mayores grupos gallegos

La compañía ofrece un completo listado en su informe de ejercicio de sus clientes gallegos, españoles e internacionales, incluyendo también los de Noesis, la tecnológica lusa que compró en 2019. En esa lista están las dos empresas que más facturan en Galicia, Stellantis e Inditex. El segundo mayor grupo de capital gallego por facturación, Gadisa, también forma parte de los clientes de Altia, aunque a través de una participada, Reganosa, que también tiene en el accionariado a la Xunta.

Megasa, la siderúrgica de la familia Freire; Finsa, la primera maderera gallega; Abanca, Nueva Pescanova, Hijos de Rivera y R completarían la lista de las mayores empresas gallegas por volumen de negocio junto a Pontegadea, el brazo inversor de Amancio Ortega que percibe el grueso de los dividendos de Inditex. Si tenemos en cuenta los activos habría que añadir a la lista a Inveravante, pues Altia tiene en su portafolio de clientes a la corporación de la familia Jove y a varias de sus filiales.

Los que no están y los que sí

Las ausentes entre las empresas gallegas que más facturan son las conserveras —Calvo, Jealsa y Frinsa–; las cadenas de supermercados Vegalsa y Froiz; también Rosp Corunna, la sociedad de cabecera del grupo de Sandra Ortega; y Cortizo, el rey gallego del aluminio con base de operaciones en Narón.

Sí que están las dos grandes empresas gallegas del sector del juego, Comar y Luckia, con la que Altia mantiene una dilatada relación en el desarrollo tecnológico del grupo. También están Mascato y Congalsa, dos de los grandes proveedores gallegos de Mercadona; y la multinacional pizarrera Cupa, entre otros.