Más trabas al Aplidin: Pharma Mar necesita socio para vender en EEUU

Pharma Mar tendrá que tejer alianzas en tiempo récord, ya que sus únicos socios para distribuir el fármaco antiCovid están en Australia o Corea del Sur

Más trabas al Aplidin: Pharma Mar necesita socio para vender en EEUU

Paradoja en Pharma Mar. La compañía enfila jornadas decisivas para saber si recibe la luz verde de los reguladores para poder iniciar el ensayo clínico de fase III de su fármaco contra el Covid-19 (el Aplidin). Pero además del reto de desarrollar este tratamiento en tiempo récord, a la biotecnológica de origen gallego se le abre otro desafío: la distribución. 

Pharma Mar cuenta con contratos de licencia con cinco farmacéuticas que se encargan de comercializar este fármaco (en su uso como antitumoral9 en el sudeste asiático, pero no así en Estados Unidos, Europa o Japón, lo que obligará a la compañía a tejer una red de socios para hacer llegar el Aplidin a los centros hospitalarios. «Si la aprobación de la FDA [el regulador americano] sucede, nosotros no estaríamos preparados para comercializar el Aplidin como antiviral en Estados Unidos. Estamos contemplando licenciarla para una compañía en Estados Unidos», revelaba esta semana José María Fernández de Sousa durante un foro en la Universidad de Navarra. 

El mapa de contratos por Aplidin

Y es que hasta el momento, Pharma Mar se vale de la red comercial de Specialised Therapeutics Asia (STA) para distribuir este fármaco en Australia y Nueva Zelanda. En Taiwan, otro de los mercados para los que Pharma Mar tiene autorización para vender el Aplidin contra el mieloma múltiple, Pharma Mar tiene como socio a TTY Biopharm. mientras que en Corea del Sur hace lo propio con Boryung Pharmaceutical; en Turquía, con Eip Eczacibasi Ilac Pazarlama; y en Suiza, con Pint Pharma International.

Pharma Mar contaría con una infraestructura para distribuir el fármaco contra el Covid-19 en estos países, pero la situación epidemiológica en ellos lo hace menos necesario que en los territorios más azotados por la segunda ola del coronavirus. «En Australia la incidencia es de 10, 12 o 14. No tienen pacientes. En Singapur, 5. En Taiwan, 0. No tienen pacientes para desarrollar el fármaco, pero si nosotros lográsemos la aprobación por una agencia como la FDA probablemente se lo autorizarían allí», vaticinó Fernández de Sousa durante el foro. 

El recuerdo del macrocontrato en EEUU

De esta forma, Pharma Mar, que tuvo que romper su acuerdo con Chugai Pharma para distribuir el Aplidin en Europa tras el veto de la EMA y la Comisión Europea, se sitúa en posición de repetir en Estados Unidos el mismo proceso ya le dio un resultado jugoso con Zepzelca. La compañía ha logrado un beneficio récord de 131 millones de euros en los nueve primeros meses del año gracias a la inyección económica que ha supuesto este contrato. 

En concreto, Pharma Mar se aseguró un pago inicial de 200 millones de dólares como parte de un acuerdo que contemplaba el desembolso de otros 100 millones en cuanto se lograse la aprobación acelerada, algo que se produjo en julio. A estas cantidades se suman los 150 millones que Jazz Pharmaceuticals tendría que desembolsar cuando la FDA conceda la aprobación definitiva al fármaco, así como otros 550 millones de dólares en función de hitos comerciales. Completan el puzzle de ingresos por Zepzelca los royalties de entre el 10% y el 30% que Pharma Mar se embolsará por las ventas de un fármaco con el que Jazz Pharmaceuticals ya ha facturado 36,9 millones de euros en sus tres primeros meses en el mercado.