Un estudio del Clúster del Mar- Alimentario revela la viabilidad de producir semillas de mejillón en criadero

Los resultados del proyecto Musselgo, liderado por Anfaco-Cecopesca, permitirán “avanzar hacia un suministro estable de semilla de mejillón” y a “reducir el impacto ambiental” sobre los ecosistemas rocosos

Estudio del Clúster del Mar- Alimentario revela la viabilidad de producir semillas de mejillón en criadero

Producir semillas de mejillón en criadero es viable. Así lo ha certificado el proyecto Musselgo, liderado por el Clúster del Mar- Alimentario Anfaco-Cecopesca de Galicia en colaboración con la Estación de Ciencias Mariñas de Toralla de la Universidade de Vigo (Ecimat-UVigo). 

La iniciativa ha concluido, tras año y medio de trabajo, las últimas experiencias de producción sostenible de semilla de mejillón en criadero, mejorando «los puntos críticos» del cultivo como la calidad nutricional de microalgas secas, valorando metodologías de cosecha y concentración. 

Por otro lado, se ha perfeccionado el acondicionamiento de los reproductores de mejillón. Con ello se consigue estandarizar la calidad de las puestas, así como la supervivencia de las larvaria. Además de ello, se han optimizado también la metodología de crioconservación de larvas.

Producir semilla de mejillón en criadero es viable

Tal y como señalan desde Anfaco-Cecopesca este proyecto «confirma la viabilidad de producir semilla de mejillón en criadero. Además, ha demostrado que es posible emplear únicamente dietas microalgales deshidratadas para alimentar la semilla, lo que permite simplificar el proceso de cultivo».

Gracias a esta alimentación, la semilla de mejillón consigue alcanzar altas tasas de supervivencia y una talla de 1,2 milímetros a los 60 días de edad. Se trata de un valor «comparable al obtenido cuando se alimenta con microalgas frescas producidas en el mismo criadero». Ahora, se analiza el coste de la producción de las semillas de mejillón en criadero en función de las condiciones de cultivo.

Reducir el impacto ambiental

Los resultados obtenidos en este proyecto «permitirán avanzar hacia un suministro estable de semilla de mejillón» para «reducir el impacto ambiental sobre los ecosistemas rocosos intermareales y disminuir los conflictos con otras actividades económicas». Según indican desde Anfaco-Cecopesca, el objetivo a corto plazo es «completar estos estudios en la siguiente etapa de cultivo», es decir, el crecimiento de esta semilla en las bateas.

El proyecto Musselgo contó con ayudas de la Consellería do Mar de La Xunta de Galicia y con la cofinanciación del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca de la Unión Europea (FEMP) 2014-2020.