El BNG insiste en su «no es no» a la reforma laboral de Yolanda Díaz

Néstor Rego ha justificado su rechazo a la reforma laboral si no existe un compromiso por "escrito" y "claro" del Gobierno para aceptar cambios

El BNG insiste en su "no es no" a la reforma laboral de Yolanda Díaz

El portavoz parlamentario del BNG, Néstor Rego, interviene en una sesión plenaria extraordinaria en el Congreso de los Diputados, a 25 de enero de 2022, en Madrid (España). El Pleno del Congreso de los Diputados se ha reunido en sesión extraordinaria para – A. Pérez Meca – Europa Press

Los nacionalistas gallegos siguen firmes en su negativa. El diputado del BNG en el Congreso, Néstor Rego, ha justificado este miércoles su rechazo a la reforma laboral si no existe un compromiso por «escrito» y «claro» del Gobierno para aceptar cambios, y ha expresado su sospecha de que, si el Ejecutivo se resiste a tocar la reforma, es porque no habrá más en lo que queda de legislatura.

Así lo ha manifestado en una rueda de prensa en la Cámara Baja en la que ha señalado que la reforma acordada por el Gobierno con la patronal CEOE y los sindicatos CCOO y UGT introduce «pocos cambios» y, lejos de derogar la reforma del PP de 2012, «consolida los aspectos más lesivos» de la misma.

Algo que incumple el programa de Gobierno y las promesas de PSOE y Unidas Podemos, ha dicho, pero también del acuerdo del PSOE con el BNG para la investidura de Pedro Sánchez, donde se establecía un compromiso para derogar la reforma.

Críticas a la reforma

Entre los aspectos que, ha explicado, la reforma no aborda, está la recuperación de los 45 días de indemnización por despido improcedente, la capacidad de descuelgue de las empresa, la autoridad administrativa de los despidos colectivos, la prevalencia total de los convenios de sector o la vuelta de los salarios de tramitación.

Rego ha dicho que escudarse en el acuerdo alcanzado para no modificar la reforma supone «un burdo intento de chantaje político» y no cree que votar en contra sea «hacer el juego a la derecha» pues ésta «no está especialmente descontenta», dado el apoyo de Cs o el aval de la Faes, fundación vinculada al PP, o de la propia exministra ‘popular’ que aprobó la reforma de 2012, Fátima Báñez, ahora en la CEOE.